fbpx

La distinción de pecado mortal y venial – Franciscus Gomarus

En el presente artículo ilustraré una formulación del Syntagmate disputationum theologicarum (1615) que estaba dirigido a los estudiantes de la Universidad de Leiden, donde Franciscus Gomarus (1563-1641)1Gomarus fue ministro de la iglesia reformada holandesa y por un tiempo profesor de teología en la Universidad de Leiden. Allí se opuso firmemente a su colega Jacobus Arminius con respecto a la doctrina de la predestinación. Fue un miembro importante del Sínodo de Dordretch (1618-19) contra los remonstrantes. presenta dos formas en las que podemos conceder la distinción de pecado mortal y venial. Estas no son formas propiamente dichas, como las que se observan en otros teólogos2E. g., Voetius, Turretini y Baron. del periodo de ortodoxia, sino que son concesiones por ‘evento’3Termino técnico y usual al hablar de filosofía moral y ética. Del latín eventus: evento; i. e., el resultado de una acción (Richard Muller)., como la vista ya en Ursino. En este caso tanto por el evento propiamente como por la necesidad o contingencia del evento. Lo que Gomarus dice es lo siguiente:

«Pero afirmamos que la distinción tolerada de pecado venial y mortal (que distinguen los papistas) se entiende de un modo sano si se entiende pecado mortal como todo pecado que en su naturaleza merece la muerte eterna, y pecado venial (que en sí mismo es mortal) como aquel que se vuelve venial para con los elegidos a causa de la satisfacción de Cristo, pues no hay condenación para los que están en Cristo Jesús (Romanos 8,1); o si por mortal se entiende el pecado contra el Espíritu Santo, el cual el apóstol llama pecado de muerte (1 Juan 5, 16-17), y por venial los demás pecados que se cometen contra el Padre o contra el Hijo, los cuales son veniales por accidente, pudiéndose hacer penitencia»4Syntagma disputationum theologicarum, in Academiâ Lugduni-Batavâ quartò repetitarum, Disput. 13. thes. 10. (Roterodami: impensis Joannis Leonardi â Berewout, 1615)..

La forma en la que se expresa Gomarus solo concede distinguir pecado mortal y venial por el evento, pero de esto no podemos implicar que necesariamente no conceda otra forma. Observemos que primeramente presenta la forma común, general y ampliamente tolerada por los reformados, a saber, que los pecados son mortales en su naturaleza; sin embargo, aunque son mortales en sí mismos, son veniales en los elegidos por accidente, ya que son perdonados por gracia según los méritos de Cristo, y en este sentido todos los pecados de los elegidos son veniales y los de los réprobos mortales.

No obstante lo anterior, también añade que podríamos denominar solo pecado mortal al mencionado en 1 Juan 5,16-17, ya que este necesaria e inevitablemente lleva a la muerte eterna. Así pues, los demás pecados serían veniales, dado que son contingentes y existe la posibilidad futura del perdón de los mismos. Nótese que aquí, a diferencia del pecado contra el Espíritu Santo, los pecados tanto de los elegidos como de los réprobos son veniales porque llevan consigo la posibilidad futura de ser perdonados. 

En conclusión, este es otro ejemplo de que los escolásticos reformados estaban, por un lado, preparados para rechazar la distinción y estructura moral romanista, y estaban, por otro lado, dispuestos (dentro los limites bíblicos) a ofrecer ciertos matices y categorías que presentaran una forma legitima de la distinción. Las dos formas presentadas aquí por Gomarus de distinguir por el evento son bíblicas y validas como distinción. Ciertamente, son demasiado generales, pero no contienen nada de falso en sí mismas.

Notas:

  1. Gomarus fue ministro de la iglesia reformada holandesa y por un tiempo profesor de teología en la Universidad de Leiden. Allí se opuso firmemente a su colega Jacobus Arminius con respecto a la doctrina de la predestinación. Fue un miembro importante del Sínodo de Dordretch (1618-19) contra los remonstrantes.
  2. E. g., Voetius, Turretini y Baron.
  3. Termino técnico y usual al hablar de filosofía moral y ética. Del latín eventus: evento; i. e., el resultado de una acción (Richard Muller).
  4. Syntagma disputationum theologicarum, in Academiâ Lugduni-Batavâ quartò repetitarum, Disput. 13. thes. 10. (Roterodami: impensis Joannis Leonardi â Berewout, 1615).

Estudiante de teología y fundador/administrador de Agustinismo Protestante. Lcdo. en Gerencia de Recursos Humanos, profesión que aún desempeña. Ministro de la comunidad católica reformada ICCRV (Maracaibo, Venezuela).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta