fbpx

Una imagen de Cristo no es del todo lícita – Richard Baxter

El que algunos teólogos reformados1Por ejemplo: Vermigli, Zanchi y Perkins. Quizá Bucero. concedieran que la composición de imágenes de Cristo es en principio lícita, no significa que estos concedieran que es lícita en todos los casos. Uno que hizo esta aclaración fue el celebre Richard Baxter (1615-1691) en su A Christian Directory (1673). 

Que Baxter pensaba que estas en principio eran lícitas es bastante claro. Él dice: «La composición y el uso de la Imagen de Cristo (nacido, viviendo, predicando, caminando, muriendo [un Crucifijo], resucitando y ascendiendo) no es ilícito en sí mismo»2A Christian directory (Londres, 1673), p. 875.. De hecho, él responde a la posible objeción de que la naturaleza divina y el alma humana de Cristo no pueden ser representadas visualmente, y que, por consiguiente, cualquier representación de Cristo es ilícita3Esta era la objeción de Calvino, Ursino y Willet (entre otros) a las imágenes de Cristo..

Como es obvio, él concede que estas cosas no pueden ser representadas; sin embargo, afirma que Cristo puede ser representado según su cuerpo y en cuanto es hombre: «Así como Cristo fue un hombre como uno de nosotros, así también puede ser representado como un hombre». Además, alega la siguiente contraobjeción: «No se puede dibujar el alma de un hombre y, sin embargo, se puede dibujar la imagen del cuerpo de un hombre».

No obstante lo anterior, el famoso ministro de Kidderminster piensa que hay casos en los que la imagen de Cristo no es lícita. Como ya él mismo dijo, esta en su esencia es lícita, pero puede volverse ilícita por accidente cuando se compone y emplea de forma ilícita. Casos o ejemplos de esto hay muchos4Como cuando una imagen de Cristo es sensual, lujuriosa y pomposa, o cuando sirve para enseñar mentiras, o cuando se usa supersticiosamente como protección contra ataques del diablo o calamidades., pero los que para mí resaltan en relación con la imagen de Cristo son dos.

Por un lado, cuando esta puede servir de tropiezo para que alguien la adore o honre ilícitamente. Sobre todo tiene en mente Baxter ciertas imágenes de Cristo que comúnmente suelen ser adoradas o honradas entre el pueblo5Ibid., p. 873.. Por otro lado, cuando es puesta en la Iglesia o en nuestro aposento privado para contemplarla mientras adoramos a Dios6Ibid., p. 874.. Esto sería usarla como un medio de adoración a Dios y, por lo tanto, sería una violación del segundo mandamiento7Ibid., p. 876.

Todo esto es una pequeña muestra de que los teólogos reformados que concedían la licitud de las imágenes de Cristo en sí mismas no lo hacían de forma irresponsable y descuidada. Más bien siempre hacían las aclaraciones y advertencias necesarias, ya que por experiencia sabían que el ingenio del hombre está inclinado a hacer estas imágenes para honrarlas o para honrar a Dios por ellas, convirtiéndolas así en ilícitas. 

Notas:

  1. Por ejemplo: Vermigli, Zanchi y Perkins. Quizá Bucero.
  2. A Christian directory (Londres, 1673), p. 875.
  3. Esta era la objeción de Calvino, Ursino y Willet (entre otros) a las imágenes de Cristo.
  4. Como cuando una imagen de Cristo es sensual, lujuriosa y pomposa, o cuando sirve para enseñar mentiras, o cuando se usa supersticiosamente como protección contra ataques del diablo o calamidades.
  5. Ibid., p. 873.
  6. Ibid., p. 874.
  7. Ibid., p. 876.

Estudiante de teología (Lic., Universidad Católica de Oriente). Traductor de literatura teológica y editor de Irenismo Reformado y Agustinismo Protestante.

Publicaciones relacionadas

2 Respuestas
  1. William Larreal

    Saludos hermano Romel, te saludo desde Maracaibo.
    Por aquí anos visitaste a hace mucho tiempo, en la IRVMARACAIBO, en la urbanización La Paz

Deja una respuesta