¿Negó Zuinglio la presencia real de Cristo en la Cena?

5

La presencia real es la creencia de que el cuerpo y la sangre de Cristo están verdadera y misteriosamente presentes en la eucaristía. La mayoría de los teólogos ortodoxos de la historia acordarían con esta definición básica. En lo que ha existido desacuerdo es en cuanto al modo o la manera de esa presencia; si local, corporal, sustancial, sacramental o espiritual. De forma interesante, el reformador Ulrico Zuinglio a veces es acusado de ser uno de los pocos teólogos en la historia que no afirmó ninguna forma de presencia real, sino que, de hecho, la negó. Según esta misma acusación, la postura de Zuinglio simplemente fue una memorialista en la que no había lugar para algún modo de la presencia de Cristo. Esta acusación es tan antigua como el mismo Zuinglio, quien la tuvo que leer de uno de sus mayores oponentes, Johann Eck (1486-1543):

«[Zuinglio] niega la presencia real del cuerpo y la sangre de nuestro Señor Jesucristo en el venerable sacramento de la eucaristía»1Refutation of the Articles of Zwingli by John Eck, vol. 2 en The Latin Works and Correspondence of Huldreich Zwingli (Heidelberg Press: Filadelfia, 1929), p. 83. Ed. Samuel Macauley Jackson y Clarence Nevin Heller..

Esta acusación toma fuerza cuando leemos al mismo Zuinglio. Él dice que sus oponentes «contienden que los sacramentos (…) nos traen el cuerpo natural de Cristo, causando que sea comido en presencia real»2A Short and Clear Exposition of the Christian Faith, vol. 2 en The Latin Works and Correspondence of Huldreich Zwingli (Heidelberg Press: Filadelfia, 1929), p. 254. Ed. Samuel Macauley Jackson y Clarence Nevin Heller.. Y todo empeora cuando el mismo Zuinglio niega que el cuerpo de Cristo sea comido en «presencia real»: 

«Me opongo a mis adversarios en su afirmación de que el cuerpo natural y sustancial de Cristo es comido en presencia real, ya que la piedad también lo niega»3A Short and Clear Exposition of the Christian Faith, vol. 2 en The Latin Works and Correspondence of Huldreich Zwingli (Heidelberg Press: Filadelfia, 1929), p. 256. Ed. Samuel Macauley Jackson y Clarence Nevin Heller.

De estas declaraciones el lector podría concluir que Zuinglio claramente negaba la presencia real, pero si nos adentramos un poco en sus escritos veremos que esta sería una conclusión muy precipitada.

Lo que Zuinglio aquí llama «presencia real» era la presencia corporal y sustancial de Cristo en la Cena, la cual era el tipo de presencia que defendían sus oponentes e interlocutores romanistas (como Johann Eck). Esto, de hecho, se desprende de las citas antes compartidas. En los dos lugares donde se opone a la «presencia real» lo hace en referencia a la presencia «natural» y «sustancial» del cuerpo de Cristo.

Aún más, a lo largo de sus escritos Zuinglio solo negó la presencia corporal y sustancial. En un lugar aclara: «Aquí solo se niega la presencia del cuerpo»4An Account of the Faith, vol. 2 en The Latin Works and Correspondence of Huldreich Zwingli (Heidelberg Press: Filadelfia, 1929), p. 49. Ed. Samuel Macauley Jackson y Clarence Nevin Heller. (es decir, su presencia corporal o sustancial); y: «Yo nunca he negado que el cuerpo de Cristo esté presente sacramental y misteriosamente en la Cena»5Lettter of Huldreich Zwingli to the most illustrious princes of Germany assembled at Augsburg, regarding the insults of Eck, vol. 2 enThe Latin Works and Correspondence of Huldreich Zwingli (Heidelberg Press: Filadelfia, 1929), p. 112. Ed. Samuel Macauley Jackson y Clarence Nevin Heller.Así que, para decirlo sin ambages: sí, Zuinglio afirmó la presencia de Cristo en la Cena. Él claramente la afirma como una profesión de su fe: 

«Creo que en la santa Eucaristía (i. e., la Cena de acción de gracias) el verdadero cuerpo de Cristo está presente por la contemplación de la fe»6An Account of the Faith, vol. 2 en The Latin Works and Correspondence of Huldreich Zwingli (Heidelberg Press: Filadelfia, 1929), p. 49. Ed. Samuel Macauley Jackson y Clarence Nevin Heller..

Como se ve, Zuinglio creyó en la presencia de Cristo en la Cena, pero de un modo sacramental y espiritual en oposición a alguna presencia corporal y sustancial:

«[Cristo] no debe ser buscado en el mundo según su humanidad en una presencia literal, sustancial y corporal, sino solo en un sentido espiritual y sacramental»7A Short and Clear Exposition of the Christian Faith, vol. 2 en The Latin Works and Correspondence of Huldreich Zwingli (Heidelberg Press: Filadelfia, 1929), p. 251. Ed. Samuel Macauley Jackson y Clarence Nevin Heller.

Exactamente cómo opera esa presencia sacramental y espiritual del cuerpo y la sangre de Cristo en la Cena es un asunto que requeriría mayor profundización en otra publicación. Por ahora mi intención aquí ha sido derrumbar la falsa acusación de que Zuinglio negó la presencia real. Que él no usara la expresión «presencia real» de manera positiva se debe probablemente a la fuerte asociación que esta tenía en su contexto con la presencia corporal y sustancial. Pero su creencia en una presencia espiritual y sacramental es totalmente acorde con el concepto de «presencia real», por lo que en conclusión se puede afirmar que la sostuvo. 

Estudiante de teología (Universidad Católica de Oriente). Editor de Irenismo Reformado y Agustinismo Protestante. Miembro de la Iglesia Presbiteriana 'Gracia y Verdad' (Medellín, Col).

Related Posts

Leave a Reply