¿Los filósofos antiguos sabían lo que Dios es? (Zuinglio)

2

Ulrico Zuinglio (1484-1531) hace una interesante distinción entre saber que Dios es y lo que Dios es. Que Dios es lo sabían incluso los antiguos paganos:

«Creo que es claramente aparente que casi todos los paganos han acordado en reconocer que Dios existe, aunque algunos lo han hecho muchos [dioses], otros lo han hecho pocos [dioses] y muy pocos lo han hecho uno»1«I think it is clearly apparent that nearly all the heathen have agreed in acknowledging that God exists, though some have made Him many, others have made Him fewer, and a very few have made Him one» Commentary on True and False Religion I, 3, vol. 3 en The Latin Works and Correspondence of Huldreich Zwingli (Heidelberg Press: Filadelfia, 1929), pp. 58-62. Ed. Samuel Macauley Jackson y Clarence Nevin Heller. Todas las citas de Zuinglio han sido tomadas y traducidas de aquí..

Este conocimiento de que Dios existe estaba en los paganos porque «Dios se los manifestó» (cf. Romanos 1:19), y era tan claro que «muchos de los sabios han llegado hasta el punto de no tener duda de la existencia de Dios». En cambio, Zuinglio piensa que lo que Dios es no era tan claro para ellos. Esto se debe a que «lo que Dios es quizás está por encima del entendimiento humano»2Énfasis mío.. Por esta razón Zuinglio se inclina principalmente a pensar que el conocimiento de lo que Dios es lo obtenemos de «los oráculos divinos». El hombre debe «ser enseñado por Dios mismo» y «aprender de su propia boca lo que Dios es». En otras palabras, lo que Dios es lo sabemos por las Sagradas Escrituras.

Ahora bien, ¿significa esto que los antiguos filósofos no sabían nada de lo que Dios es y que, por consiguiente, tampoco dijeron nada verdadero al respecto? Una lectura superficial de Zuinglio podría llevar a pensar que este fue el caso, pero al considerar cuidadosamente sus palabras se puede observar que él nunca afirma esto de manera tajante. Ciertamente, Zuinglio cree que lo que Dios es lo sabemos principalmente, y casi exclusivamente, de las Escrituras, pero él nunca cierra totalmente la puerta a que los filósofos antiguos supieran lo que Dios es. De hecho, él parece conceder que ciertos filósofos han dicho algunas verdades acerca de lo que Dios es. Entre estos puede que tuviese en mente a sus filósofos favoritos como Platón, Séneca y Cicerón: 

«Si ciertos hombres han pronunciado ciertas verdades sobre este tema [lo que Dios es], ha sido de la boca de Dios, que ha esparcido incluso entre los paganos algunas semillas del conocimiento de sí mismo, aunque de forma escasa y oscura; porque de lo contrario no serían verdaderas»3«If certain men have uttered certain truths on this subject, it has been from the mouth of God, who has scattered even among the heathen some seeds of the knowledge of Himself, though sparingly and darkly; otherwise they would not be true»..

Este reconocimiento por parte de Zuinglio de cierto conocimiento de lo que Dios es entre los filósofos paganos es muy importante, ya que debemos reconocer la verdad de donde sea que venga. La verdad es una sola. Si los antiguos filósofos dijeron algo verdadero con respecto a Dios, entonces debemos reconocerlo como tal. Es cierto que sus dichos verdaderos son escasos y oscuros, ya que están mezclados con muchos dichos falsos, por lo que es importante juzgar y discernir todo lo que dijeron por las Escrituras. Pero ni su oscuridad ni su escasez deben llevarnos a rechazar todo lo que dijeron sobre Dios, ya que en esos pocos dichos oscuros podemos hallar cosas útiles para la teología.

Al leer a Zuinglio da la impresión de que él no apoyaría esto último, dado que él mismo dice que es «falsa religión todo lo que los teólogos han aducido de la filosofía en cuanto a lo que Dios es». No obstante, justo después de esto dice lo que cité previamente acerca de que hay algunas verdades entre los filósofos sobre lo que Dios es. Mi sensación es que Zuinglio estaba reaccionando contra un proceder específico de teólogos que él consideraba racionalistas, pero no contra el proceder general de recoger dichos verdaderos de la filosofía para hablar de Dios en la teología. 

Como se ha visto, Zuinglio reconoció que los filósofos paganos conocieron con certeza que Dios es, y, con algo de dificultad, que algunos de ellos supieron lo que Dios es, a causa de lo que ha sido llamado el sensus divinitatis, al que Zuinglio se refiere cuando dice que Dios «ha esparcido (…) semillas del conocimiento de sí mismo». Su reconocimiento de lo que es verdadero entre los filósofos antiguos con respecto a quién es Dios es bastante pobre, pero este reconocimiento crecería y se ampliaría con el paso del tiempo entre los protestantes

Notas

  1. «I think it is clearly apparent that nearly all the heathen have agreed in acknowledging that God exists, though some have made Him many, others have made Him fewer, and a very few have made Him one» Commentary on True and False Religion I, 3, vol. 3 en The Latin Works and Correspondence of Huldreich Zwingli (Heidelberg Press: Filadelfia, 1929), pp. 58-62. Ed. Samuel Macauley Jackson y Clarence Nevin Heller. Todas las citas de Zuinglio han sido tomadas y traducidas de aquí.
  2. Énfasis mío.
  3. «If certain men have uttered certain truths on this subject, it has been from the mouth of God, who has scattered even among the heathen some seeds of the knowledge of Himself, though sparingly and darkly; otherwise they would not be true».

Estudiante de teología (Universidad Católica de Oriente). Editor de Irenismo Reformado y Agustinismo Protestante. Miembro de la Iglesia Presbiteriana 'Gracia y Verdad' (Medellín, Col).

Related Posts

Leave a Reply