¿Qué es un hereje? (George Gillespie)

4

El día de ayer publiqué un artículo sobre qué es una herejía según el teólogo reformado George Gillespie (1613-1648)1The Presbyterian’s Armoury. Vol. I. II. Works of G. Gillespie. Vol. III. Rutherford’s Lex Rex-Brown of Wamphray’s Apologetical Relation-Calderwood’s Pastor and Prelate-Causes of the Lord’s Wrath Against Scotland: Volume 2. La traducción es mía.. Ahora he escrito sobre qué es un hereje según el mismo Gillespie. Recomiendo que antes de leer este artículo se lea el anterior.

De acuerdo con la definición común de hereje, un hereje es una persona que cree en un error sustancial contrario a la fe. Esta definición es correcta pero se queda algo corta. La verdad es que definir qué es un hereje es algo complicado, ya que no todo el que cree un error sustancial es un hereje. O como dice Gillespie: «No todo el que hierra es un hereje». 

Sé que la idea de que una persona pueda creer un error sustancial sin ser considerada un hereje es una que hace bastante ruido, por lo que me extenderé un poco más sobre esto. Una cita de Agustín que ofrece Gillespie puede iluminar esta idea: «Puedo errar, pero no soy un hereje» (Errare potero, haereticus non ero). Aunque no he podido comprobar que esta frase sea originalmente de Agustín, aun así resume bien lo que Agustín pensaba sobre esto. En una de sus cartas lo expresa con claridad:

«No han de ser tenidos por herejes los que no defienden con terca animosidad su sentencia, aunque ella sea perversa y falsa; especialmente si ellos no la inventaron por propia y audaz presunción, sino que fueron seducidos e inducidos a error, porque la recibieron de sus padres, y con tal de que busquen por otra parte con prudente diligencia la verdad y estén dispuestos a corregirse cuando la encuentren»2Carta 43, 1..

Según lo que dice Agustín, hay quienes ingenuamente creen herejías, pero como no son tercos en su creencia, ni hacen daño a otros con ella, no deben ser calificados de herejes. En cambio, los verdaderos herejes, como explica Gillespie, «son engañadores y seductores que se esfuerzan por pervertir a otros y derrocar su fe». Como ejemplos tenemos en la Escritura a Himeneo y Fileto, que el apóstol Pablo llama engañadores y perturbadores de la fe (2 Ti. 3:13; 2 Ti. 2:18). Por lo tanto, de dos personas que creen un mismo error sustancial una puede ser condenada como hereje y otra no. ¿Qué las diferencia si ambas creen el mismo error? Las diferencia cómo creen el error y lo que hacen con el error. La primera lo sostiene voluntaria y conscientemente contra la verdad, y lo usa para perturbar y dividir, mientras que la segunda lo cree ingenuamente y a veces contra su voluntad, y suele ser la persona que es perturbada y apartada de la fe y la Iglesia. Por lo general, la primera persona suele ser un ministro o maestro, y la segunda un miembro de la iglesia.

De lo dicho es obvio que para considerar a alguien un hereje se requiere más que el creer en un error sustancial. Para saber qué más se requiere debemos ver las 6 definiciones que Gillespie ofrece sobre un hereje (leer las notas): para ser un hereje hay que 1) ser un ministro o miembro de la iglesia3«La Escritura no da el nombre de herejes a quienes están fuera de la iglesia visible» Gillespie, Ibid.; 2) sostener libre y voluntariamente el error4«No llamamos herejes a los cristianos que, en tiempo de persecución, han sido obligados a profesar un error (…) un hereje sostiene libre y voluntariamente aquello que es su error» Gillespie, Ibid. ; 3) rechazar la verdad por el error5«Un hereje escoge el error como verdad, y rechaza la verdad como error» Gillespie, Ibid.; 4) escandalizar y perturbar a otros6«Los herejes son personas escandalosas» Gillespie, Ibid.; 5) creer un error sustancial7«El hereje más condenable (…) no se suscribirá a todas las verdades que necesariamente se deducen de las palabras de la Escritura» Gillespie, Ibid., y 6) promover y causar división8«Los herejes son cismáticos que hacen una ruptura y refuerzan su propio partido atrayendo o confirmando discípulos o seguidores» Gillespie, Ibid. . Uniendo todas estas definiciones en una sola, y parafraseando la definición de herejía de Gillespie, podemos definir a un hereje de esta manera: 

Un hereje es quien sostiene un error peligroso y grosero, voluntariamente y de forma facciosa, dentro de la iglesia visible, y en oposición a alguna verdad primaria o sustancial que está fundamentada en la Sagrada Escritura o es extraída de ella por necesaria consecuencia9Esta es una paráfrasis mía de la definición de herejía de Gillespie que fue compartida en el artículo anterior..

Si alguna persona que conoces no encaja dentro de esta definición, entonces no debes llamarle hereje.

Estudiante de teología (Universidad Católica de Oriente). Editor de Irenismo Reformado y Agustinismo Protestante. Miembro de la Iglesia Presbiteriana 'Gracia y Verdad' (Medellín, Col).

Related Posts

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: