¿Qué es una herejía? (George Gillespie)

9

En general, cuando se habla de herejía, esta se define como un error fundamental contra la fe. Esta definición, aunque esencial, no es completa. El teólogo reformado escocés, George Gillespie (1613-1648), ofrece una definición más amplia de herejía que nos puede ayudar a identificar mejor qué tipo de error es una herejía1The Presbyterian’s Armoury. Vol. I. II. Works of G. Gillespie. Vol. III. Rutherford’s Lex Rex-Brown of Wamphray’s Apologetical Relation-Calderwood’s Pastor and Prelate-Causes of the Lord’s Wrath Against Scotland: Volume 2. La traducción es mía.. La definición general que ya he mencionado es solo una de seis definiciones que Gillespie presenta. Sus definiciones son las siguientes (leer las notas): una herejía 1) es un error dentro de la iglesia visible2«Es un error sostenido por algún ministro o miembro de una iglesia, ya sea una verdadera iglesia o una asamblea que pretende y profesa ser una verdadera iglesia» Gillespie, Ibid.; 2) es un error libre y voluntario3«Es un error escogido libre y voluntariamente, tanto en su invención y promoción (algo propio de los heresiarcas) como en su sostenimiento y adherencia (algo común de todos los herejes)» Gillespie, Ibid.; 3) es un error que rechaza la verdad4«Es un error escogido que va acompañado de un rechazo de la verdad» Gillespie, ibid.; 4) es un error escandaloso y dañino5«Es un error profeso y sostenido que, de ese modo, se convierte en un escándalo y una trampa para otros» Gillespie, Ibid.; 5) es un error sustancial de doctrina6«Es un error contradictorio de alguna verdad primaria y sustancial que está fundamentada en la Sagrada Escritura o es extraída de ella por necesaria consecuencia»; 6) es un error cismático7«Es un error sostenido de forma facciosa que divide la iglesia y atrae tras sí a los discípulos» Gillespie, ibid..

Según estas definiciones, la herejía no es cualquier error, sino un error grave. Aunque todos los errores en su naturaleza son malos, no todos son igualmente malos. Podríamos decir que hay errores más malos que otros. La gravedad del error dependerá de si es un error sustancial, voluntario, profeso, escandaloso o divisorio, y si es cometido por alguien que está fuera o dentro de la iglesia. Es decir, un mismo error será más o menos grave dependiendo de si cumple con algunas o todas las definiciones de herejía. Por ejemplo, podría haber un error que contradiga una verdad sustancial, pero que no produzca división en la Iglesia. Este, aunque sea un error sustancial de doctrina, disminuye su gravedad al no tener consecuencias divisorias, y, por consiguiente, no sería considerado una herejía. Del mismo modo, podría haber un error menor de doctrina que produzca división en la iglesia o perturbe la fe de los creyentes, pero aun así este no sería considerado una herejía por no ser un error sustancial de doctrina. Por estas razones es que Gillespie dice que «no todo error es una herejía».

En pocas palabras, para que un error sea considerado una herejía este debe cumplir con las seis definiciones presentadas por Gillespie, las cuales él resume en una sola definición de la siguiente manera:

«La herejía es un error peligroso y grosero, sostenido voluntariamente y mantenido de forma facciosa por alguna persona (o personas) dentro de la iglesia visible, en oposición a alguna verdad (o verdades) primaria o sustancial que está fundamentada en la Sagrada Escritura o es extraída de ella por necesaria consecuencia».

Si algún error que conoces no encaja dentro de esta definición, entonces no debes llamarle herejía. 

Estudiante de teología (Universidad Católica de Oriente). Editor de Irenismo Reformado y Agustinismo Protestante. Miembro de la Iglesia Presbiteriana 'Gracia y Verdad' (Medellín, Col).

Related Posts

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: