Una exhortación a los estudiantes de teología (William Ames)

3

«Si alguno aspira al cargo de ἐπισκοπή (obispo; supervisor) desea una noble tarea» (1 Tim. 3:1). Mi exhortación a los estudiantes de teología es que graben este pasaje en su mente y corazón. Sin embargo, la aspiración no es igual a la ordenación. Entrar en el ministerio del evangelio requiere más. La aspiración piadosa debe resultar en el cultivo del aprendizaje y la santificación. Por eso Juan Calvino preguntó: «¿Qué son las escuelas de teología si no son guarderías para pastores?»1 John Calvin, The Second Epistle of Paul the Apostle to the Corinthians and the Epistles to Timothy, Titus and Philemon, trans. T. A. Smail, Calvin’s New Testament Commentaries (Grand Rapids: Eerdmans, 1964), 10:222..

Como profesores de seminarios teológicos y pastores de estos estudiantes, ¿cómo debemos cultivar esta aspiración de entrar en el ministerio? ¿Qué debemos hacer para alimentar a estos niños para que maduren en el conocimiento y la piedad? Creo que siempre es útil volver atrás en el tiempo primero. Después podemos avanzar. La sabiduría de los antepasados católicos reformados como William Ames (1576-1633) es instructiva hoy en día.

Ames y su exhortación
«El erudito doctor» William Ames fue un inglés exiliado en los Países Bajos. Posteriormente, pasó las últimas décadas de su vida y ministerio (1610-33) allí debido a las sensibilidades puritanas sobre la liturgia2Para una biografía sobre Ames, véase Keith L. Sprunger, The Learned Doctor William Ames: Dutch Backgrounds of English and American Puritanism (Urbana, IL: University of Illinois Press, 1972). For the theology of Ames see William Ames, The Marrow of Theology, trans. John Dykstra Eusden (1968, repr., Grand Rapids, MI: Baker Books, 1997) and William Ames, A Sketch of the Christian’s Catechism, trans. Todd M. Rester, Classic Reformed Theology (Grand Rapids, MI: Reformation Heritage Books, 2008).. Debido a la estrecha relación entre Inglaterra y los Países Bajos a finales del siglo XVI y principios del XVII, tuvo algunas dificultades para entrar en su vocación de enseñar en la Universidad de Franeker. Si conoces sobre la gente de la provincia de Frisia, apreciarás su independencia (¿o terquedad?). Los frisones instalaron a su elegido a pesar de las objeciones inglesas. El 23 de mayo de 1622, entonces, Franeker instaló a Ames en la pequeña pero «noble academia de Frisia». El 22 de agosto dio una conferencia titulada Parenesis ad studios theologiae («Una exhortación a los estudiantes de teología»)3“An Exhortation to the Students of Theology,” trans. Douglas Horton (1958)..

La naturaleza de la teología
Ames comenzó con una definición de la naturaleza de la teología. Así es como también comenzó su «Medulla Theologiae» de 1623. En su Médula, Ames dijo: Theologia est doctrina Deo vivendi. En otras palabras: «La teología es la doctrina o enseñanza de vivir para Dios»4Ames, The Marrow of Theology, 77. Sobre la naturaleza práctica de la teología en el pensamiento reformado, véase en 47–51.. Según Ames, la teología estaba íntimamente ligada a la piedad. La verdad siempre está de acuerdo con la piedad (Tito 1:1). En su Exhortación, Ames exhortó a la Universidad a «alejar la teología de las cuestiones y controversias que son oscuras, confusas y poco esenciales». Por el contrario, los profesores deberían «introducirla en la vida y práctica para que los estudiantes empiecen a pensar seriamente en la conciencia y sus asuntos».

Aplicación
¿Qué estaba diciendo? Esta era una advertencia contra el estudio de la teología por la teología misma. Tal convicción, sin duda, reflejaba su relación con su colega de Franeker, Johannes Maccovius (1588-1644). Ames vio que la precisión teológica de Maccovius no tenía ninguna conexión con la piedad5Sobre Ames en relación con Maccovius, véase Sprunger, The Learned Doctor, 71–95. Para una introducción al pensamiento teológico de Maccovius, véase Martin I. Klauber, “The Use of Philosophy in the Theology of Johannes Maccovius (1578-1644),” Calvin Theological Journal 30:2 (November 1995): 376–391; Willem J. Van Asselt, “The Theologian’s Tool Kit: Johannes Maccovius (1588–1644) and the Development of Reformed Theological Distinctions,” Westminster Theological Journal 68:1 (Spring 2006): 23–40.. Ames incluso firmó una petición contra Maccovius el 22 de junio de 1626: «En resumen, toda su vida no es más que una continua impiedad»6 Sprunger, The Learned Doctor, 87–88.. Entre la lista de impurezas incluía borracheras con sus estudiantes, peleas y calumnias. La exhortación de Ames a los estudiantes de teología era ésta: la naturaleza de la teología conduce a la piedad.

Conozca el fin de la teología
Su exhortación continuó con una lista de tres preocupaciones básicas.

Primero, los estudiantes de teología no entendían «el fin apropiado de la teología». Ames recurrió a la exhortación de Pablo de que Timoteo estuviera atento a sus enseñanzas. ¿Por qué? Porque el «fin» o propósito de la doctrina era la salvación: «Te salvarás a ti mismo y a tus oyentes» (1 Tim. 4:16). Para Ames, esto significaba que los estudiantes debían dedicarse devotamente a la gloria de Dios y a la edificación de la iglesia. La teología tiene resultados prácticos. Esto es cierto no solo en el teólogo sino también en la iglesia. Necesitamos recuperar esto hoy.

Ames explicó las ideas contrarias para el fin apropiado de la teología. Consideró necesario dar esta exhortación a los estudiantes de teología porque algunos querían entrar por motivos equivocados. Por ejemplo, por ganancia financiera o como si entraran en cualquier otra vocación de negocios. Que Dios nos libre a nosotros, que ya somos ministros, de tener esta actitud en nosotros mismos. Algunos tenemos el privilegio de estar involucrados en la formación para el ministerio. Necesitamos purgar constantemente esta actitud de aquellos a los que estamos pastoreando mientras que están el seminario. Ames explicó que eran «cargas inútiles para la iglesia». Sin embargo, «la mayor maravilla es la gracia y la providencia de Dios, por la cual ha sucedido que hasta ahora la iglesia ha sobrevivido, aunque cargada en un grado infeliz por asalariados».

Aplicación
La preocupación de Ames por el fin apropiado de la teología causó el cultivo de una conciencia cristiana:

El espejo en el que se refleja la imagen de la verdad eterna debe ser puro y limpio. En la medida de lo posible no debe haber manchas de vicio o defectos de egoísmo en ese corazón en el que la sabiduría divina habitará.

Es vital para los que se preparan para el ministerio cultivar una conciencia piadosa. Ames comparó la conciencia con un espejo, en el que Dios refleja su verdad. Como un espejo manchado, la conciencia que es impura no reflejará tan claramente la verdad de la Palabra de Dios. Aquí está mi exhortación a ustedes, estudiantes de teología. Preocúpense por limpiar sus mentes tanto como por atiborrarlas de verdad. Las dos cosas van juntas. Limpien la codicia y la envidia, la arrogancia y el orgullo, la ira y la contención de nuestras conciencias. Hablo como un antiguo estudiante de seminario. Recuerdo bien esos días.

Conoce la alta vocación del ministerio
La segunda preocupación de Ames era inculcar a sus estudiantes la necesidad de conocer la alta vocación del sagrado ministerio. «¿Qué se puede considerar más importante o útil que la profesión del ministerio?» ¿Por qué el ministerio es una vocación tan alta en contraste con otros llamados y vocaciones?

Aquí no se trata de tierras y haciendas y asuntos terrenales similares, como en el derecho civil, sino del bien supremo y del mayor cielo; no se trata de la salud corporal y temporal, como en la medicina, sino de la salvación y la vida eterna. Aquí no se indaga, como en otras partes, sobre los sentimientos, las órdenes, las decisiones y los dictámenes de los hombres, sino sobre la sabiduría eterna de Dios y su perfecta voluntad.

Aplicación
El ministerio es καλός ἔργον, una «buena obra» (1 Tim. 3:1). Es «buena» porque trata del bien supremo y del mayor cielo. El ministerio trata de la vida eterna, no de la terrenal. El ministerio pastoral trata de la sabiduría de Dios, no de la sabiduría de los hombres. Por lo tanto, ningún llamado es mayor o más alto. ¿Conoces esto, estudiante de seminario?

Conoce las habilidades necesarias para el ministerio
La tercera preocupación de Ames era una exhortación a los estudiantes de teología para que conozcan el ministerio relacionado no solo con la doctrina, sino también con la práctica. Los estudiantes de teología necesitan conocer todas las habilidades necesarias para el ministerio. Por ejemplo, Ames da el ejemplo de los antiguos médicos. Ellos dividían su disciplina en las tres áreas de doctrina (dogma), método (methodon) y práctica (empeirian). El ministerio es un oficio. Ciertas habilidades deben ser entendidas para practicar el oficio.

¿Por qué era esto importante para Ames? Incluso «nuestros ministros» necesitan una correcta comprensión del ministerio. Por ejemplo, algunos «piensan que están preparados para todas las partes de su oficio si solo conocen las doctrinas». Esta preocupación está presente hoy. Los ministros necesitan estudiar las Escrituras para las doctrinas que se derivan de ellas. Al mismo tiempo, necesitamos mostrar cómo conducen a la práctica de la piedad. Por ejemplo, imagina a un joven de tu congregación al que le gusta leer los Institutos de Calvino. Tal vez eres tú. Digamos que este asiste con entusiasmo a conferencias teológicas. Tal vez pueda citar textualmente la Confesión de Westminster o el Catecismo de Heidelberg frente a una multitud. ¿Qué significa esto? Que no está necesariamente llamado al sagrado ministerio.

Aplicación
Como pastores de estudiantes tenemos que tomarnos esto muy en serio. Sabemos que vivimos en días de ignorancia doctrinal. Por eso es necesario plantar más iglesias que enseñen la Palabra. La tentación es agarrar a cualquiera que parezca exteriormente diferente a las masas. Sin embargo, la lista de cualidades de los apóstoles para el oficio de ministro (obispo/ supervisor) solo incluye una cualidad doctrinal: «Capaz de enseñar» (1 Tim. 3:2). ¿Has notado que el resto de la lista es moral? El obispo necesita conocer la Palabra. Sin embargo, el enfoque de Pablo es la piedad del propio aspirante. Se centra en su piedad en relación con su familia. La forma en que lidia con sus hermanos y hermanas espirituales y el mundo es lo que preocupa a Pablo (1 Tim. 3:1-7).

La necesidad de ejercicios teológicos
Ames concluyó su Exhortación a los estudiantes de teología con el consejo de que ejerciten sus dones. Debían hacerlo con «ejercicios teológicos». Ames estructuró la Exhortación de una manera doble. En su apertura y en sus tres preocupaciones explicó las doctrinas que los estudiantes necesitaban conocer. Ahora en su conclusión mostró cómo se aplicaban estas doctrinas. Esta era una forma clásica puritana de hacer teología con la doctrina y el uso7Para más sobre el uso de este método doble, véase Keith L. Sprunger, “Ames, Ramus, and the Method of Puritan Theology,” Harvard Theological Review 59:2 (April 1966): 133–151..

1, Disputas o debate teológico formal. Este antiguo método pedagógico aseguraba que un estudiante entendería todos los lados de un argumento. Esto resultaba en una clara articulación del significado de las Escrituras.
2. Ensayo de sermones. Ames dijo que esto aseguraría que los oyentes se beneficien de la predicación.
3. Oración. Un puritano como Ames se refería a las oraciones no «basadas en formas infantiles, sino en la percepción más profunda del corazón».
4. Meditación sagrada. Esto significaba tomarse el tiempo para pensar, reflexionar y guardar en sus corazones lo que aprendieron.
5. Exhortar, amonestar y consolar a sus compañeros como hermanos. Al hacer esto, ponen en práctica lo que un día predicarán.

En resumen, aspirar a entrar en el sagrado ministerio de Jesucristo es una obra buena, noble y bendita. Por eso, antepasados como William Ames hablaban con gran pasión y exhortación a los estudiantes de teología. Necesitamos retomar la pasión y las preocupaciones de su Exhortación. Los estudiantes de teología, sus profesores y sus pastores necesitan a William Ames.

Traducido con permiso por Romel Quintero.

El Rev. Daniel R. Hyde es el ministro principal de Oceanside Reformed Church en Oceanside, California. Es el autor de 'Una iglesia bien ordenada' y 'De la pluma del pastor Pablo'.

Related Posts

Leave a Reply