La buena liturgia es el mejor instructor

2

La repetición es la madre de las habilidades. Aprendí esta máxima de la manera difícil. Me reunía con otras personas cada mañana a las 6:00 a.m. para entrenar en el verano antes de ir a jugar baloncesto universitario. Esto incluía una repetición física y mental. Todavía puedo oír la profunda voz samoana de mi entrenador: «La repetición es la madre de…». Sin embargo, las líneas de carrera, las cuclillas contra las paredes y los deslices defensivos, no pudieron impedir que respondiéramos: «¡Las habilidades!». Así, incluso en la vida, la buena liturgia es el mejor instructor.

Llegar a ser hábil en cualquier aspecto de la vida significa repetición. Por ejemplo, yo no nací como un buen marido o padre; se necesita práctica (tiempo presente) a lo largo del tiempo. Esto significa que un buen marido abraza y besa repetidamente a su esposa antes de dejar la casa, al regresar y antes de acostarse. Los expertos en matrimonio señalan que la monotonía es saludable.

Sin embargo, cuando se trata de religión, los cristianos americanizados no queremos repetición. Una y otra vez (¡qué irónico!) he oído que la repetición está muerta, y que la espontaneidad es buena. En otras palabras, las formas de adoración apagan el Espíritu mientras que los servicios relajados son «guiados por el Espíritu».

Es mi firme convicción, entonces, que la buena liturgia bien pensada es el mejor instructor semanal que puedo ofrecer a mi gente. En primer lugar, la buena liturgia trasciende nuestros sentimientos particulares. Nos lleva a experimentar la fe histórica con todas las personas en todos los lugares. En segundo lugar, la buena liturgia nos lleva a la presencia de Dios cada semana para escuchar su Palabra y responder con gratitud.

Definiendo un par de términos

Para explicar por qué la buena liturgia es el mejor instructor, permítanme primero definir un par de términos.

Liturgia

En primer lugar, la «liturgia» es el orden, los actos, las palabras y las ceremonias de la adoración pública cristiana. Sin embargo, déjenme asegurarles que «liturgia» no es una palabra de cuatro letras (?). Por el contrario, viene de una antigua palabra griega, leitourgia. Esta palabra generalmente significa «servicio», pero específicamente servicio religioso.

Como he escrito en otra parte, cada iglesia, por lo tanto, es litúrgica y utiliza una liturgia. En otras palabras, la liturgia no es solo algo que las iglesias tradicionales y muertas usan. La «liturgia» se realiza en todos los servicios de adoración del mundo. Esto es cierto independientemente de si una congregación en particular tiene o no un servicio más estructurado o más libre. Hay una liturgia incluso si esta no se imprime y sigue. «Pero solo queremos adorar en el Espíritu», dicen algunos. Pero esto también sigue un patrón predecible que el grupo de alabanza planeó con antelación.

Catecismo

Además, la buena liturgia es el mejor instructor porque es un «catecismo». ¿Qué significa eso? El catecismo es el método de instrucción en el que un maestro hace una pregunta y un estudiante contesta con una respuesta. A menudo lo llamamos «el método socrático». Es parte de «las herramientas perdidas de aprendizaje» según Dorothy Sayers. «Catecismo» es también una palabra de la Biblia. El verbo katēcheō aparece ocho veces en el Nuevo Testamento. Es un compuesto de kata, «abajo», y ēcheō, «sonido»; por lo tanto, «sueno hacia abajo».

Cómo la liturgia actúa como el mejor instructor

Instrucción a través de la vida

Las habilidades para la vida se aprenden por repetición. La repetición es una virtud, no un vicio. Por ejemplo, la psicología cognitiva se ha aplicado a la enseñanza de las matemáticas. Estudios muestran que un estudiante necesita al menos 24 sesiones de práctica para tener un 80% de competencia en una habilidad matemática. Es por eso que Marzano, Pickering y Pollock dicen: «El aprendizaje de nuevos contenidos, entonces, no ocurre rápidamente. Requiere una práctica extendida en el tiempo» (Classroom Instruction that Works: Research-Based Strategies for Increasing Student Achievement, 2001).

Instrucción a través de la adoración

Lo mismo ocurre con la adoración. La liturgia debe ser escuchada desde la cuna hasta la tumba. En tiempos de alegría: «Alaben a Dios de quien vienen todas las bendiciones» (Doxología). También en la tristeza: «Padre nuestro, que estás en el cielo». Un amigo pregunta qué es lo que crees: «Creo en Dios Padre Todopoderoso». Cuando pecas: «Señor ten piedad de nosotros, Cristo ten piedad de nosotros, Señor ten piedad de nosotros». ¿Deprimido por la persecución de los cristianos en todo el mundo?: «Volverá, con gloria, a juzgar a los vivos y a los muertos». Las palabras exactas que requerimos en medio de la necesidad están disponibles gracias a la liturgia.

Que todos aprendemos de la liturgia de una iglesia es algo indiscutible. La pregunta es: ¿qué aprendemos? Todas las iglesias tienen una liturgia, pero no todas las iglesias tienen una buena liturgia. La buena liturgia que es bíblicamente sana es el mejor instructor del pueblo de Dios en la teología de la Palabra de Dios. Una liturgia que no es sana refuerza la mala teología. Por ejemplo, aquí está la liturgia que usaba la iglesia a la que asistía en la universidad:

  1. Bienvenida
  2. Alabanza y Adoración (30 minutos; dirigido por el «grupo de adoración»)
  3. Anuncios
  4. Sermón
  5. Ofrenda
  6. Bendición

¿Qué enseña esto? Que nosotros venimos a ofrecer alabanzas a Dios (cantando). Que la adoración es sobre actividades comunales (anuncios). Luego venimos a aprender sobre Dios, o con más probabilidad sobre cómo hacer nuestras vidas mejores (sermón). Venimos a dar económicamente (ofrenda). Finalmente, Dios nos bendice (bendición). En resumen, esta liturgia enseña que el cristianismo es sobre nosotros y nuestras necesidades. Esta liturgia nos catequiza diciendo que Dios nos necesita y que satisface nuestras necesidades. ¿No me crees? Piensa en la última vez que saliste de la iglesia y pensaste: «¿Qué he aprendido hoy de la iglesia?”

Principios esenciales de una buena liturgia

Por otro lado, si la buena liturgia es el mejor instructor, ¿cuál sería una buena? ¿Debería enseñar quién es Dios verdaderamente? Comencemos con dos principios generales.

La buena liturgia incluye la participación corporativa de todos en la iglesia, niños y adultos.

En The Nursery of the Holy Spirit,, escribí que la adoración litúrgica activa la participación. Los niños pueden oír, aprender y participar incluso antes de leer. Un niño de cuatro años puede recitar el Credo de los Apóstoles con un anciano de ochenta y cuatro años como parte de la iglesia universal. El cristianismo no es una religión de adultos para adultos, sino que es una religión pactual. Los niños son tan miembros del pueblo del pacto como los adultos. Dios dijo una vez que hizo su pacto «entre mí y ti, y tu descendencia después de ti en sus generaciones» (Gen. 17:7). Jesús dijo: «Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios» (Marcos 10:14). Pablo describió a los hijos de un solo padre creyente como «santos» (1 Cor. 7:14).

La buena liturgia nos catequiza para estar en unidad con la Iglesia de todas las épocas.

También necesitamos arrepentirnos de la arrogancia cronológica. La Iglesia de Jesús ha existido por miles de años; nosotros no inventamos su adoración. Cuando cantamos los Salmos nos unimos a los fieles que anhelaban a su Mesías hace 3.000 años. Cuando usamos un patrón de Palabra y Sacramento, nos unimos a los primeros creyentes del Nuevo Testamento hace 2.000 años (Hechos 2:42; 1 Cor. 11) y a los fieles como Justino Mártir (ca. 150). Cuando recitamos los credos, nos unimos a los cristianos ortodoxos de los últimos 1.500 años. Al cantar el Gloria Patri cantamos una antigua canción del siglo II. Oramos con los cristianos del tercer siglo: «Señor ten piedad de nosotros, Cristo ten piedad de nosotros, Señor ten piedad de nosotros».

Elementos específicos de una buena liturgia

Para aclarar con detalles, ¿qué debe incluir una buena liturgia? Ya que la buena liturgia es el mejor instructor, ¿qué nos enseña sobre Dios, nosotros mismos y nuestro adoración a él?

Dios nos llama a su presencia

La buena liturgia comienza con Dios. A través de la recitación de la Escritura, Dios nos llama a acercarnos a su trono de gracia (Hebreos 4:16). El «llamado a la adoración» nos enseña que Dios inicia una relación con nosotros. Nos recuerda, e incluso nos confronta, cada semana, que entramos en su santa presencia. Pero no nos invita porque seamos dignos o porque nos necesite. Más bien, nos invita en su condescendencia misericordiosa a pecadores como tú y yo.

Confesión y absolución

Dios misericordiosamente nos da la bienvenida a su presencia. Al mismo tiempo, debemos recordar que estamos entrando en la presencia de aquel que es «fuego consumidor» (Heb. 12:29). Él es santo y nosotros seguimos siendo pecaminosos. Escuchar semanalmente sus justas leyes nos lleva a confesar nuestros pecados. Esto culmina cuando recibimos la promesa de que Jesús cumplió con las exigencias de la ley de Dios. Ese es el «evangelio» (buenas noticias). Participar en este tipo de liturgia nos enseña que no nos salvamos a nosotros mismos; y todavía no podemos. Por naturaleza queremos ayudarnos a nosotros mismos. Es por eso que necesitamos una buena liturgia de la ley y el evangelio. La liturgia no nos permitirá ni siquiera un mordisco de las «delicias turcas» de la autoayuda. Por lo tanto, la buena liturgia es el mejor instructor. ¿Cómo? Desnuda lo que queremos y nos da lo que Dios dice que necesitamos.

Recitación de los actos poderosos de Dios

En consecuencia, como pueblo de Dios redimido y perdonado, la buena liturgia nos lleva a una respuesta agradecida. Declaramos lo que Dios hizo por nosotros al cantar. Es por eso que la adoración cristiana histórica canta principalmente salmos del Antiguo Testamento. Los Salmos cuentan a Dios sus propias obras. Además, declaramos sus maravillosos actos los unos a los otros y a los incrédulos (por ejemplo, Salmo 66, 78, 96, 98, 136).

Escuchando la palabra de Dios

Por encima de todo, la pieza central de la buena liturgia es escuchar activamente a Dios hablar en y a través de su Palabra. Escuchamos del Antiguo Testamento las maravillosas promesas de Dios de un Salvador venidero. Escuchamos del Nuevo el cumplimiento al enviar al Hijo. Esto nos enseña que Jesús, no nosotros mismos, es aquel en quien buscamos la redención. De hecho, escuchamos su Palabra a lo largo de la liturgia.

Viendo la palabra de Dios

Después de escuchar la Palabra, vemos, tocamos, olemos y probamos las promesas de Dios en la Cena del Señor. La Cena es «la Palabra visible» (Agustín). La adoración cristiana sigue el patrón general de los sacrificios de Israel: acercarse, confesar los pecados, y luego disfrutar de una comida comunitaria con Dios. El propósito de la Cena es una comida comunitaria de Cristo y sus beneficios. La buena liturgia, por lo tanto, enseña que esta comida es mucho más que un simple memorial. Es un sacramento, es decir, la participación en un misterio divino. El antiguo sursum corda («elevad vuestros corazones… los elevamos al Señor») sigue estando, por lo tanto, el corazón de la Santa Comunión.

Oraciones por el pueblo de Dios

La buena liturgia enfatiza la oración. Las peticiones del Padre Nuestro proporcionan todo, desde la adoración, la confesión, la acción de gracias y la súplica. Ya que la oración es «la parte principal de la gratitud» (Catecismo de Heidelberg, P&R 116), una liturgia llena de oración enseña que el Señor es el objeto de la adoración. En otras palabras, ¡no se trata de nosotros!

La benedicción de Dios

Finalmente, así como la primera palabra de la adoración fue la de Dios, él tiene la última palabra. Nos despide con su benedicción o bendición. Nuestras vidas semanales culminan en la reunión pública de adoración. Nuestra adoración culmina llamándonos a servir. Nos enseña que debemos ser sal y luz en el mundo con la fuerza de Dios.

Aplicación para ministros y congregaciones

Yendo más allá del principio (la buena liturgia es el mejor instructor), ¿cómo yo y/o mi congregación ponemos esto en práctica? Especialmente, ¿qué pasa si su iglesia no utiliza una liturgia de la Reforma histórica? Permítanme ofrecerles un par de sugerencias.

No te avergüences de usar formas de culto establecidas

En primer lugar, contra las versiones demasiado estrictas del puritanismo, las formas fijas no son malas ni sujetan a la conciencia si la forma es bíblica. Por ejemplo, rastree todas las citas y alusiones bíblicas en la apertura de la «confesión general» del clásico Libro de Oración Común. De manera similar, contrario al revivalismo, las formas fijas comunican al incrédulo lo que usted cree. También enseñan por qué necesitan creerlo. Contra el pietismo, las formas establecidas no apagan el Espíritu en la «ortodoxia muerta»; el Espíritu las usa a través de los tiempos para comunicar su voz a la Iglesia.

«¿Pero las formas de culto establecidas no conducen al aburrimiento y a la falta de entusiasmo?» La adoración saturada de las Escrituras no es el problema; ¡nosotros lo somos! Dios castigó al antiguo Israel por acercarse con los labios y no con el corazón (Isaías 29:13). Dijeron las palabras litúrgicas correctas pero sus corazones no estaban en ello.

Déjenme ilustrar. En mi primer año de plantación de iglesias cambié partes de la liturgia casi todas las semanas. Entonces un padre de dos hijas jóvenes se me acercó. Las confundí, las perdí y les impedí participar. ¿Por qué? Porque no sabían lo que pasaría cada semana. Me avergonzaba utilizar la misma forma cada semana. Lo que aprendí, sin embargo, es que la buena liturgia nos equipa a nosotros y a nuestros hijos para participar con comprensión y pasión. La buena liturgia es el mejor instructor.

Enseñe a su gente por qué está usando una liturgia y su significado

En segundo lugar, cualquiera que sea su «orden de adoración», resalte varios aspectos de ello en los sermones y en la educación cristiana. Vincule su teología con su liturgia. Esto es natural y necesario. Por ejemplo, la predicación del Salmo 51 es una oportunidad para hablar de la necesidad de la Ley, la confesión y la absolución. lmagine una escuela dominical sobre la confesión de Cristo de Pedro en Mateo 16. ¿Qué mejor momento para hablar de por qué recitamos los credos? Enseñe a su gente que la buena liturgia es el mejor instructor.

Conclusión

En conclusión, la repetición es la madre de las habilidades. Los cristianos evangélicos necesitan aprender para la adoración. El aprendizaje lleva tiempo. Sin embargo, la recompensa es una congregación que adora. Considere lo que usted y su congregación dirán en cualquier circunstancia de la vida. ¿La liturgia de su iglesia enseñó metódicamente buena teología a lo largo de los años? Esos niños que ve los domingos un día serán sus líderes. ¿Qué les enseñó? Nunca somos demasiado jóvenes ni demasiado viejos para aprender la teología de la Biblia a través de la adoración semanal.

La buena liturgia es el mejor instructor.

Traducido por Fredy Hernandez.

El Rev. Daniel R. Hyde es el ministro principal de Oceanside Reformed Church en Oceanside, California. Es el autor de 'Una iglesia bien ordenada' y 'De la pluma del pastor Pablo'.

Related Posts

Leave a Reply