Zanchi sobre las festividades cristianas (3)

0

Girolamo Zanchi continúa su comparación de festividades gentiles, cristianas y judías, recurriendo a Festus para lo que tiene que decir sobre los gentiles.

Las festividades cristianas son como las de los gentiles en algunos aspectos, pero no en otros. Por ejemplo, Zanchi no cree que los «juegos» (ludi, un término que incluye todo tipo de espectáculos en la antigua Roma, desde atletismo, teatro, hasta competiciones de gladiadores) sean apropiados para las festividades cristianas. Más bien, los cristianos tienen sus propios «juegos», que consisten en los deberes de la piedad para con Dios y el prójimo.

SOBRE LAS FESTIVIDADES (CONTINUACIÓN)
Los días de fiesta eran, para los gentiles, días en los que era apropiado para ellos, habiendo dejado de lado los asuntos del foro y de la vida cívica, celebrar (como dice Festus) sacrificios, juegos y banquetes solemnes; estar ocupado con asuntos sagrados; y abstenerse de palabras profanas. Así es como Festus describe las festividades gentiles. Pero los juegos no son apropiados para nosotros los cristianos en los días festivos. Nuestros «juegos» deben ser canciones sagradas, lecturas de la Palabra Divina, visitas a los enfermos, consuelos para los afligidos, provisiones para los pobres y cosas de naturaleza similar. Porque aunque deberíamos hacer estas cosas todos los días, sin embargo, debido a que nos vemos obstaculizados por otros deberes, a menudo no podemos hacerlo. Por esa razón, se han instituido ciertos días para ejercicios sagrados, que llamamos «festividades». Por lo tanto, es correcto que la iglesia de Cristo tenga días particulares en los que pueda servir a Dios con ritos externos y, al mismo tiempo, promover el bienestar del prójimo, al igual que la iglesia de Israel, aunque la iglesia no tiene los mismos días ni está sujeta por la misma obligación que tenía Israel.

Publicado en The Calvinist International. Trad. Romel Q.

Profesor de clásicos en Hillsdale College.

Related Posts

Leave a Reply