Girolamo Zanchi sobre las festividades cristianas (1)

1

Al limpiar algunos papeles viejos, me encontré con algo que tenía la intención de hacer aquí, pero no pude hacerlo; así que lo estoy haciendo ahora.

Ese «algo» es una serie sobre una parte del comentario de Girolamo Zanchi a los Colosenses: un excursus De Festis («Sobre las festividades») en sus comentarios sobre Col. 2.17. Voy a traducir del latín esta breve disertación, que actualmente no existe en inglés, como un ejemplo representativo de buena parte del pensamiento reformado magisterial sobre el tema en el siglo XVI.

En esta primera entrega, Zanchi establece lo que va a discutir sobre las festividades judías y su relación con las festividades cristianas, y luego comienza a tratar la primera pregunta (si la iglesia tiene o debería tener festividades).

La forma en que lo hace es una muestra del uso protestante del escolasticismo, ya que Zanchi plantea una objeción y luego da una respuesta (respondeo, «respondo»). Esta publicación incluye solo la primera parte de su respuesta.

Finalmente, esta breve sección contiene un recordatorio saludable de la enseñanza reformada estándar de que el Decálogo es idéntico en sustancia a la ley natural. Por lo tanto, para Zanchi, el mandamiento del Día de Reposo es perpetuo precisamente porque los Diez Mandamientos son una «confirmación de la ley natural».

SOBRE LAS FESTIVIDADES
El apóstol enseña tres cosas sobre las festividades de los judíos. En primer lugar, enseña que los judíos tenían festividades, que se celebraban en su propia secuencia; en segundo lugar, indica en parte su división; en tercer lugar, dice que estos han sido abrogados; por lo tanto, muchos menos están los gentiles atados a ellos.

Por lo tanto, en cuanto a nosotros (es decir, en cuanto a la iglesia de Cristo), surgen las siguientes preguntas. Primero, si la iglesia tiene, o debería tener, festividades; segundo, lo que son; tercero, si está obligada a santificarlos (donde también tendremos que tratar lo que significa «santificar» las festividades).

SOBRE LA PRIMERA PREGUNTA
Algunas personas sostienen que no es correcto que la iglesia de Cristo tenga ciertos tiempos en los que celebre festividades, ya que Colosenses 2 dice: «Que nadie los juzgue con respecto a un día de fiesta», etc. Y Gálatas 4: «Observan los días, meses, tiempos y años», por lo cual Pablo los reprende.

Respondo: Pero están engañados, porque el apóstol estaba tratando las festividades de los judíos. Esto está claro, porque él agrega: «…los cuales son sombras». Además, Dios instituyó el Día de Reposo por ley natural, y esto es perpetuo. Porque incluso antes de Moisés, debido al ejemplo de Dios descansando de las obras de la creación, ellos celebraban el séptimo día y lo santificaban. Por esa razón, Dios dijo en los Diez Mandamientos: «Acuérdate del día de reposo para santificarlo», etc., y así confirmó la ley natural.

Publicado en The Calvinist International. Trad. Romel Q.

Profesor de clásicos en Hillsdale College.

Related Posts

Leave a Reply