Turretini sobre las cinco marcas de los artículos fundamentales de la religión cristiana

4

XIX. Las siguientes cosas deben pertenecer a los artículos fundamentales:

(1) que sean católicos, ya que las cosas necesarias para la salvación de todos son requeridas por la fe universal (de acuerdo con el Credo de Atanasio: «Quien quiera ser salvo debe, ante todo, mantener la fe católica; porque perecerá para siempre si no la mantiene entera e intacta» [cf. Schaff, 2:66]);

(2) que la creencia de estas verdades católicas necesariamente lleve a la salvación; y su ignorancia, la duda del peligro, y la negación impía y herética, a la condenación;

(3) que los creyentes mantengan un verdadero consenso de ellos. Ninguno puede pensar de manera diferente a los demás, ya que si alguien piensa o habla de otra manera, está sujeto a la maldición (Gá. 1: 8). Por lo tanto, donde existe una diferencia en los fundamentos, no puede haber unión.

(4) Que todas las doctrinas teológicas se reduzcan a ellos en cuanto a una regla que el apóstol llama la analogía de la fe;

(5) que sean verdades primarias y principales sobre las cuales todas los demás se construyan como sobre un fundamento, y que al ser removidas, la fe misma sea derribada; pero no que sean secundarias, por cuya remoción solo se sacude la fe.

—Francisco Turretini, Institutes of Elenctic Theology, ed. James T. Dennison Jr., trad. George Musgrave Giger, vol. 1 (Phillipsburg, NJ: P&R Publishing, 1992–97), 1.14.19. Trad. Romel Quintero.

Ser irénico es ser sinceramente bíblico y evangélico en teología, rigurosamente perenne en filosofía, católico en alcance y pacífico en espíritu.

Related Posts

Leave a Reply