Thomas Boston sobre la triple división de la ley

3

En segundo lugar, hay tres tipos de leyes que encontramos en la palabra.

1. La ley ceremonial, que fue dada por Moisés. Esta sujetaba solo a los judíos, y eso hasta la venida de Cristo, por quien fue abrogada, siendo una sombra de las cosas buenas que vendrían después: un seto y muro de separación entre ellos y los gentiles, que ahora está derribado.

2. La ley judicial, que era la ley civil de los judíos, dada también primero por Moisés, por la cual sus asuntos civiles debían ser regulados, respecto de las cuales el gobierno judío era una teocracia. ¡Qué gente tan feliz eran bajo tal gobierno! Sin embargo, no sujeta a otras naciones más allá de lo que es de equidad moral, siendo especialmente adaptada a las circunstancias de esa nación.

3. La ley moral, que es la declaración de la voluntad de Dios para la humanidad, sujeta a todos los hombres a la obediencia perfecta de la misma en todos los deberes de santidad y justicia. La ley ceremonial les fue dada como iglesia en sus circunstancias particulares; la ley judicial como estado; pero la ley moral les fue dada en común con toda la humanidad.

THOMAS BOSTON, The Whole Works of Thomas Boston, 2.61. Trad. Romel Q.

Thomas Boston (1676-1732) era un predicador talentoso, un maestro de los idiomas bíblicos, un teólogo astuto y un ministro presbiteriano enormemente influyente. Jonathan Edwards lo llamó «un verdadero y gran divino», y Joel Beeke escribe que «los sermones de Boston son modelos de exégesis sana combinados con piedad y amonestación experienciales». Los escritos teológicamente ricos y profundamente pastorales de Boston lo hacen esencial para los cristianos de hoy.

Ser irénico es ser completamente bíblico y evangélico en teología, rigurosamente perenne en filosofía, católico en alcance y pacífico en espíritu.

Related Posts

Leave a Reply