Una conversación con Richard Baxter sobre la depresión

1

Lo que sigue es una conversación imaginaria con el famoso puritano Richard Baxter. Por lo tanto, las siguientes preguntas fueron elaboradas por mí mismo, mientras que las respuestas fueron extraídas de sus escritos.

Yo: Dr. Baxter, creo que tal vez estoy sufriendo de depresión. He buscado los consejos de varias personas en la iglesia, he cambiado mi alimentación y mis malos hábitos de vida, pero todavía estoy muy deprimido y puedo perder varias noches de sueño durante la semana. ¿No debería ir al médico o tomar algún medicamento?

Baxter: Si otros medios no funcionan, no descuide los remedios; y aunque las personas deprimidas son reacias a ellos, ya que piensan que la enfermedad solo está en la mente, deben ser persuadidas u obligadas a tomarlos1RICHARD BAXTER, SUPERANDO A TRISTEZA E A DEPRESSÃO COM A FÉ, ED. VIDA NOVA (P. 1103 DE 1346 DO KINDLE)..

Yo: ¿Ha conocido a alguien, tal vez un miembro de su iglesia, que necesitara tomar un medicamento para la depresión?

Baxter: Conocí a una señora con una depresión profunda: no hablaba, no tomaba medicinas y no soportaba que su marido dejara la habitación por mucho tiempo. En medio de toda esta limitación y dolor, él falleció. Luego ella fue curada por drogas aplicadas a la fuerza en su garganta por un tubo*2RICHARD BAXTER, SUPERANDO A TRISTEZA E A DEPRESSÃO COM A FÉ, ED. VIDA NOVA (P. 1108 DE 1346 DO KINDLE)..

*Incluso hoy, algunos pacientes reciben tratamiento involuntario si representan un riesgo real para ellos mismos o para otros. En los siglos XVI y XVII, esta práctica se realizaba con mayor frecuencia.

Yo: Me doy cuenta de que parece saber mucho sobre el tema. Entonces, por favor, dígame qué tipo de médico debo buscar.

Baxter: Elija un médico que esté especialmente capacitado para tratar esta enfermedad* y que haya curado a muchos otros. No se relacione con mujeres ignorantes y aduladoras, ni con jóvenes sin experiencia, ni con hombres apresurados, ocupados y que hacen más de lo que pueden, los cuales no se toman el tiempo para estudiar las enfermedades de sus pacientes; más bien elija hombres con experiencia y cautela**3RICHARD BAXTER, SUPERANDO A TRISTEZA E A DEPRESSÃO COM A FÉ, ED. VIDA NOVA (P. 1108 DE 1346 DO KINDLE)..

*Ya en la Edad Moderna, comenzaron a surgir especialidades dentro de la medicina. Probablemente Baxter se refería a un tipo de médico que se especializaba en enfermedades mentales. Hoy, los profesionales que se ocupan de la depresión y otros trastornos mentales son el psiquiatra y el psicólogo.

**Posiblemente Baxter se refería a los charlatanes de su época; personas que viajaban de pueblo en pueblo vendiendo pociones milagrosas y ofreciendo tratamientos cuestionables. Desafortunadamente, incluso hoy, la práctica sigue siendo común.

Yo: Pero, Sr. Baxter, ¿no deberían los pastores ser responsables de pastorear y cuidar las almas de los creyentes?

Baxter: Los medicamentos y la teología no siempre son administrados juntos por la misma mano. […] Mi consejo es que quienes puedan tener un médico prudente, cuidadoso, honesto, experto y experimentado, no descuiden su atención […] La enfermedad llamada melancolía se instala formalmente en el espíritu, cuyo desequilibrio lo descalifica para su oficio, el cual sirve a la imaginación, la comprensión, la memoria y los afectos. Por lo tanto, a través de su desequilibrio, la facultad de pensar se debilita y se enferma como un ojo inflamado o un tobillo esguinzado, incapaz de realizar un trabajo adecuado4RICHARD BAXTER, SUPERANDO A TRISTEZA E A DEPRESSÃO COM A FÉ, ED. VIDA NOVA (P. 1115 DE 1346 DO KINDLE)..

Yo: Entiendo. Pero la mayoría de los casos de depresión tienen su origen en el alma, no en el cuerpo. ¿Aun así sería correcto buscar ayuda de un médico?

Baxter: Aunque la enfermedad comience en la mente y el espíritu, y el cuerpo aún esté sano, lo físico, si se purga con frecuencia, se cura. Incluso si el paciente dice que las drogas no pueden curar el alma, el alma y el cuerpo están maravillosamente unidos en la enfermedad y la cura. Y aunque no sabemos cómo sucede*, al menos la experiencia nos dice que sucede, y tenemos razones para usar tales medios [los remedios]5RICHARD BAXTER, SUPERANDO A TRISTEZA E A DEPRESSÃO COM A FÉ, ED. VIDA NOVA (P. 1140 DE 1346 DO KINDLE)..

*Hoy, por los estudios de neuroimagen, entendemos con más claridad cómo sucede esto. Por ejemplo, los pacientes que experimentaron condiciones traumáticas durante la infancia, presentan una neuroplasticidad más baja en la edad adulta y tienden a presentar hiperfuncionamiento en ciertas áreas del cerebro. Es sorprendente cómo Baxter reconoce y usa estas relaciones y conceptos que hasta hoy son tema de discusión científica y filosófica.

FINIS.

Este artículo fue publicado originalmente en Instituto Areté. Traducido por Romel Quintero.

Estudiante de medicina, con las siguientes áreas de interés: psiquiatría, psicología aristotélica-tomista y ética de las virtudes en el pensamiento escolástico protestante.

Leave a Reply