La Concordia de Wittenberg (1536): sobre la absolución

1

En el siguiente artículo, los signatarios de la Concordia de Wittenberg desean que la absolución privada, o el pronunciamiento del perdón, se conserve en las iglesias. Algunos críticos podrían decir que esto era simplemente un residuo medieval; un ejemplo de no reformar lo suficiente. Debido a esto, es importante comprender con precisión lo que se quiso decir.

La visión de la confesión y la absolución esbozada en el artículo 3 no es sacramental. No hay una forma particular que deba usarse; mucho menos la antigua forma de confesión (vetus confessio); ni los pecados deben ser escrupulosamente y exhaustivamente enumerados. Tal práctica no debe ser «aprobada o requerida», dicen los delegados. En cambio, en lugar de lo que uno podría considerar una comprensión algo mecánica y ciertamente sacerdotal de la práctica, los teólogos de Wittenberg sustituyen la instrucción y la edificación. Por lo tanto, se recomienda un modelo «conversacional» o discursivo (colloquium). En resumen, la práctica debe ser retenida no porque sea de fide y necesaria para que la salvación haga su trabajo, sino porque es «extremadamente útil para la iglesia» (valde utilis Ecclesiae).

TRADUCCIÓN
Sobre la absolución.

Con respecto a la absolución, todos desean que la absolución privada también se preserve en la iglesia, tanto por el consuelo de las conciencias como porque esa disciplina, en la que los hombres son escuchados en privado para que los inexpertos puedan ser enseñados, es extremadamente útil para la Iglesia. Porque aquellos que son algo ignorantes en la fe necesitan esa conversación y examen. Y por esa razón, la antigua forma de confesión y la enumeración de los pecados no deben ser aprobadas ni requeridas, pero la conversación que ocurre para la absolución e instrucción debe ser preservada.

Signatarios 

Los siguientes se suscribieron:

Dr. Wolfgang Capito, ministro de la iglesia en Estrasburgo.

Mr. Martín Bucero, ministro de la iglesia en Estrasburgo..

Lic. (?) Martin Frecht, ministro de la Palabra de la iglesia en Ulm, Licentiate.

Lic. (?) Jacob Otther, licenciado de teología, ministro de la iglesia en Esslingen.

Mr. Bonifacius Wolfhart, ministro de la Palabra de la iglesia en Augsburgo.

Wolfgang Musculus, ministro de la Palabra de la iglesia en Augsburgo.

Mr. Gervasius Scholasticus, pastor de la iglesia en Memmingen.

Mr. Johann Bernard, ministro de la iglesia en Frankfurt.

Martinus Germani, ministro de la iglesia en Furfeld.

Mr. Matthäus Alber, pastor de la iglesia en Reutlingen.

Johannes Schradinus, diácono en Reutlingen.

Martín Lutero, doctor en Wittenberg.

Justus Jonas, doctor.

Caspar Cruciger, doctor.

Johannes Bugenhagen, doctor en Pommern.

Felipe Melanchthon.

Justus Menius de Eisenach.

Friedrich Myconius de Gotha.

Dr. Urbanus Rhegius, superintendente de las iglesia del Duchy de Lüneburg.

Georg Spalatin, pastor de la iglesia en Altenburg.

Dionysius Melander, ministro de la iglesia en Kassel.

Y muchos otros.

Todos se suscriben. Propuesto y concluido el lunes después del domingo Exaudi, 29 de mayo de 1536.

Este artículo fue publicado originalmente en The Calvinist International. Traducido por Romel Q.

Profesor de clásicos en Hillsdale College.

Leave a Reply