La psicología premoderna en Vermigli

3

En los últimos cien años, con la popularización de la psicología freudiana a través de Holywood, los cristianos han llegado a tener una visión cada vez más pesimista de la psicología y otros esfuerzos humanos y profesionales de promover la cordura y felicidad mental.

Este año, por ejemplo, un vídeo en el que el teólogo reformado Michael Horton tomaba una posición en contra de la consejería bíblica exclusivista, rápidamente se viralizó y atrajo la atención de muchos cristianos; unos en contra y otros a favor. Esto nos muestra que la psicología y la psiquiatría siguen siendo cuestiones espinosas para los evangélicos, especialmente para los reformados que han abrazado sin crítica las contribuciones del famoso teólogo y consejero Jay Adams.

Una de las acusaciones que los seguidores más radicales de Jay Adams siempre plantean es que la psicología no existía antes de la modernidad. Pero ¿es esto cierto?

El filósofo Erich Fromm parece estar en desacuerdo:

Generalmente se considera que la psicología es una ciencia relativamente moderna, y esto se debe a que el término ha tenido un uso general solo en los últimos ciento cincuenta años. Pero se olvida que hubo una psicología premoderna, que duró desde aproximadamente el año 500 a. C. hasta el siglo XVII, pero que no se llamaba «psicología», sino «ética» o, como es más conocida, «filosofía», aunque era precisamente psicología. ¿Cuál era la sustancia y los fines de tal psicología premoderna? La respuesta se puede resumir de la siguiente manera: era el conocimiento de la psique humana que tenía como objetivo el mejoramiento del hombre. Por lo tanto, tenía un propósito moral, que incluso podría decirse que era religioso o espiritual1ERICH FROMM, “PSICOLOGIA PER NON PSICOLOGI”, EM L’AMORE PER LA VITA, MONDADORI, MILÃO 1992, PÁG. 82. APUD. MARTÍN F. ECHAVARRÍA, “DE ARISTÓTELES A FREUD”, EDIÇÕES C.I. 2019, PÁG. 21-2..

Como se lee en la cita anterior, la psicología nace con la filosofía, junto con sus propósitos morales y religiosos, en Sócrates, Platón y, sobre todo, Aristóteles. Y esta psicología premoderna fue ampliamente aceptada y ligeramente (aunque precisamente) perfeccionada por la Iglesia, incluyendo a los reformadores y puritanos. Esto es lo que encontramos en el trabajo del reformador Pedro Mártir Vermigli en su comentario sobre la Ética a Nicómaco de Aristóteles:

El objetivo de la filosofía es que alcancemos esa bienaventuranza o felicidad que puede ser adquirida en esta vida por los poderes humanos, mientras que el objetivo de la devoción cristiana es que la imagen en la que somos creados en la justicia y la santidad de la verdad se renueve en nosotros, de tal modo que crezcamos diariamente en el conocimiento de Dios hasta que seamos llevados a verlo tal como es, con el rostro descubierto2PETER MARTYR VERMIGLI, COMMENTARY ON ARISTOTLE’S NICOMACHEAN ETHICS, THE PETER MARTYR LIBRARY VOL.9, PÁG. 14..

Tenga en cuenta que la cita de Vermigli acuerda ipsis litteris con la tesis de Erich Fromm.

Creo que la Iglesia de hoy no necesita nada más que un nuevo Ad Fontes para resolver esos problemas modernos en los que nos encontramos estancados. Estos problemas surgen más de una lectura sesgada y moderna de las Escrituras que de los principios protestantes y/o reformados. La Iglesia tiene un tesoro inconmensurable que puede contribuir en gran medida a superar los problemas en el campo de la filosofía, la ética e incluso los fundamentos metafísicos para el mejor desempeño profesional en la salud mental.

Tolle, lege!

Este artículo fue publicado originalmente en Instituto Areté. Traducido por Romel Quintero.

Estudiante de medicina, con las siguientes áreas de interés: psiquiatría, psicología aristotélica-tomista y ética de las virtudes en el pensamiento escolástico protestante.

Related Posts

Leave a Reply