Ireneo: La Eucaristía es el sacrificio del Nuevo Testamento

3

Ireneo de Lyon afirma que la eucaristía es la oblación o sacrificio del Nuevo Testamento:

Dando consejo a sus discípulos de ofrecer las primicias de sus creaturas a Dios, no porque éste las necesitase, sino para que no fuesen infructuosos e ingratos, tomó el pan creatural y, dando gracias, dijo: «Esto es mi cuerpo» (Mt 26,26). Y del mismo modo, el cáliz, también tomado de entre las criaturas como nosotros, confesó ser su sangre, y enseñó que era la oblación del Nuevo Testamento. La Iglesia, recibiéndolo de los Apóstoles, en todo el mundo ofrece a Dios, que nos da el alimento, las primicias de sus dones en el Nuevo Testamento1Contra las Herejías IV, 17, 5. Edición de la Conferencia del Episcopado Mexicano..

Cristo instituyó la ofrenda a Dios del pan y el vino, que son las «primicias criaturales» del alimento que Dios da a los hombres. Lo importante de esta ofrenda es que en ella se agradece a Dios por esos mismos dones. Como Ireneo dirá más adelante, en esta ofrenda «el ser humano muestra su gratitud». Ireneo dice que Cristo mismo «dio consejo»2Otras traducciones dicen «dio mandato». a los discípulos de ofrecer esta ofrenda a fin de que no fuesen «ingratos»3Claramente Ireneo tenía en mente las declaraciones de los evangelios que dicen que Cristo «dio gracias» por el pan y el vino.. Esta ofrenda, entonces, es una ofrenda de acción de gracias4Por esto se llama «eucaristía»: εὐχαριστία/Eucharistía: ‘acción de gracias’., y es en este sentido que es una «oblación».

Además, Ireneo ve en la profecía de Malaquías sobre el «sacrificio puro» un preanuncio de esta ofrenda instituida por Cristo5Esta era la interpretación común del cristianismo primitivo. y, de hecho, es de allí que toma la palabra «sacrificio» para referirse a ella6Antes la había llamado «oblación», aunque para él «sacrificio» y «oblación» son intercambiables.:

Con estas palabras lo preanunció Malaquías, uno de los doce profetas: «No me complazco en vosotros, dice el Señor omnipotente, y no recibiré el sacrificio de vuestras manos. Porque desde el oriente hasta el occidente mi nombre es glorificado en las naciones, y en todas partes se ofrece a mi nombre incienso y un sacrificio puro: porque grande es mi nombre en las naciones, dice el Señor omnipotente» (Mal 1,10-11). Con estas palabras indicó claramente que el pueblo antiguo dejaría de ofrecer a Dios; y que en todo lugar se le habría de ofrecer el sacrificio puro; y su nombre es glorificado en los pueblos7Ibid..

Este sacrificio puro es «la oblación de la Iglesia que dice el Señor se le ofrece por todo el mundo»8IV, 18, 1.. Es el sacrificio instituido por Cristo, entregado por los apóstoles y ofrecido por la iglesia en todo el mundo.

Notas:

  1. Contra las Herejías IV, 17, 5. Edición de la Conferencia del Episcopado Mexicano.
  2. Otras traducciones dicen «dio mandato».
  3. Claramente Ireneo tenía en mente las declaraciones de los evangelios que dicen que Cristo «dio gracias» por el pan y el vino. Véase Lucas 22:17-19.
  4. Por esto se llama «eucaristía»: εὐχαριστία/Eucharistía: ‘acción de gracias’.
  5. Esta era la interpretación común del cristianismo primitivo.
  6. Antes la había llamado «oblación», aunque para él «sacrificio» y «oblación» son intercambiables.
  7. Ibid.
  8. IV, 18, 1.

 

Estudiante de teología (pregrado, Universidad Católica de Oriente) y traductor de literatura teológica. Editor de Irenismo Reformado y coeditor de Agustinismo Protestante. Miembro de la Iglesia Presbiteriana 'Gracia y Verdad' (Medellín, Col), donde sirve ocasionalmente en la enseñanza.

Related Posts

1 Response

Leave a Reply