Ireneo de Lyon sobre el no saber

2

Ireneo de Lyon, al toparse con la pregunta de cómo fue engendrado el Hijo, respondió lo siguiente:

Si alguno nos dijere: ¿Cómo fue, pues, producido el Hijo por el Padre? Le responderíamos que nadie entiende esta producción, o generación, o pronunciación, o cualquiera que sea el nombre con que se quiera llamar esta generación, que de hecho es inenarrable (Contra las Herejías II, 28, 6).

Existe una respuesta, pero ni Ireneo ni ningún hombre la puede expresar. Solamente se puede confesar al «Padre, que engendró» y «al Hijo, que fue engendrado». Por lo tanto, quienes «se afanan» por responder esta pregunta «no están en su sano juicio», ya que intentan explicar lo inexplicable1II, 28, 6..

Esto va en línea con lo que poco antes había dicho sobre el «no saber». Él dice: «Es mejor no saber absolutamente nada (…) que, hinchado por el conocimiento, apartarse de este amor [de Dios]» (II, 26, 1). Es mejor no saber, pero este «no saber» no significa ignorancia total. Más bien, uno debe moverse hacia el saber de lo revelado; es decir, el «conocimiento» de Jesucristo, «que fue crucificado por nosotros». Este conocimiento nos protegerá de «caer en la impiedad por cuestiones sutiles y discusiones alambicadas»2II, 26, 1..

Estudiante de teología (Universidad Católica de Oriente). Editor de Irenismo Reformado y Agustinismo Protestante. Miembro de la Iglesia Presbiteriana 'Gracia y Verdad' (Medellín, Col).

Related Posts

Leave a Reply