J. G. Machen: Gracias a Dios por la temporada navideña

4

«No quiero decir que está mal que conmemoremos el nacimiento de Jesús. Acabamos de celebrar la Navidad, y es correcto que lo hagamos. Esta temporada navideña por la que acabamos de pasar ha sido feliz para aquellos para los que no ha sido solo un tiempo de festividad mundana, sino un tiempo de conmemoración de la venida de nuestro bendito Salvador al mundo. Han sido felices aquellos hombres y mujeres y niños pequeños que han escuchado, subyacente a todas sus alegrías navideñas, con fe simple y como de un niño, la dulce historia que nos cuentan Mateo y Lucas. Felices han sido aquellos celebrantes de la Navidad a quienes los ángeles han traído nuevamente, en la lectura de la Palabra de Dios, sus buenas nuevas de gran gozo (…) Sí, digo: gracias a Dios por la temporada navideña; gracias a Dios por la suavidad que trae a los corazones pedregosos; gracias a Dios por el reconocimiento que brinda a los niños pequeños que Jesús tomó en sus brazos; gracias a Dios incluso por la extraña y dulce tristeza que nos trae junto con las alegrías, al pensar en los seres queridos que se han ido. Sí, es bueno que celebremos la temporada navideña, y que Dios nos dé un corazón como de niño para celebrarla correctamente» (p. 203).

—J. G. Machen, God Transcendent (Edinburgh: Banner of Truth, 2002). Trad. Romel Q.

Ser irénico es ser completamente bíblico y evangélico en teología, rigurosamente perenne en filosofía, católico en alcance y pacífico en espíritu.

Related Posts

Leave a Reply