¿Quién fue Leo Judae?

1

Leo Judae nació en 1482, fue el hijo de un sacerdote en Alsass, estudió con Zuinglio en Basilea y se convirtió en su sucesor como sacerdote en Einsiedeln (1519), y su compañero y asistente fiel como ministro de la iglesia San Pedro en Zúrich desde 1523. Se casó en el primer año de su pastorado en Zúrich. Su relación con Zuinglio ha sido comparada con la relación de Melanchthon con Lutero. Ayudó a Zuinglio en la segunda disputa, en la controversia con los anabautistas y con Lutero, editó y tradujo varios de sus escritos, y enseñó hebreo en el Carolinum. Zuinglio lo llamó su «querido hermano y colaborador fiel en el evangelio de Jesucristo». Fue llamado a reemplazar al reformador después de la catástrofe de Cappel; pero lo rechazó a causa de su incapacidad para el trabajo administrativo, y recomendó a Bullinger, quien era 20 años menor. Siguió predicando y enseñando hasta su muerte, y rechazó varios llamados a Wurtemberg y Basilea. Defendió la disciplina estricta y una separación de la religión de la política. Tenía una voz melodiosa, y era un cantante, músico y poeta, pero se destacó principalmente como un traductor al alemán y latín. Escribió un catecismo en latín y dos en alemán, y tradujo la Imitatio Christi de Tomás de Kempis,  De Spiritu et Litera de Agustín, la Primera Confesión Helvética y otros libros útiles al alemán, además de porciones de la Biblia. También preparó una versión latina muy estimada del Antiguo Testamento, que es considerada su mejor obra. A menudo consultó para ello a sus colegas y a Michael Adam, un judío convertido. No vivió para ver la culminación de la obra, y dejó el trabajo a Bibliander y Pellican. Fue publicada en una bonita edición en 1543, con un prefacio de Pellican, y fue varias veces impresa. Vivió con un salario miserable y con una gran familia, y aun así ayudaba a los pobres y extranjeros, con el apoyo de su industriosa y piadosa esposa, conocida en Zúrich como «Mutter Leuin». Cuatro días antes de su muerte (19 de junio de 1542), reunió a sus colegas en su recámara, habló de su carrera con gran humildad y gratitud hacia Dios, y les encargó el cuidado de la iglesia y la culminación de su Biblia latina. Su muerte fue lamentada como una gran perdida por Bullinger, Calvino y el pueblo de Zúrich.

—Philip Schaff, History of the Christian Church § 22. The Translation of the Bible. Leo Judae. Trad. Romel Q.

Ser irénico es ser completamente bíblico y evangélico en teología, rigurosamente perenne en filosofía, católico en alcance y pacífico en espíritu.

Related Posts

Leave a Reply