El Dios de los filósofos y el Dios de los teólogos (Ursino)

2

Zacarías Ursino, en su Comentario al Catecismo de Heidelberg (pregunta 25), hace la pregunta: ¿qué o quién es Dios? Él dice que «Dios no puede ser definido, ya que es inmenso e ignoramos su esencia. Sin embargo, podemos describirlo en cierta medida a partir de la revelación que se ha complacido en hacer de sí mismo». Esta «revelación» incluye a la «filosofía» y la «teología», las cuales describen a Dios:

«Dios es descrito filosóficamente como una mente o inteligencia eterna; suficiente en sí mismo para toda felicidad; el mejor de los seres, y la causa del bien en la naturaleza. Una descripción teológica y más completa de Dios, la que recibe la iglesia, es la siguiente: Dios es una esencia espiritual, inteligente, eterna, diferente a todas las criaturas, incomprensible, perfecta en sí misma, inmutable, de inmenso poder, sabiduría y bondad; justo, verdadero, puro, misericordioso, generoso, libérrimo, que odia el pecado; es el Padre eterno, quien desde la eternidad engendró al Hijo a su propia imagen; el Hijo, quien es la imagen coeterna del Padre, y el Espíritu Santo, quien procede del Padre y del Hijo, como ha sido divinamente revelado por la palabra segura pronunciada por los profetas y apóstoles, y por los testimonios divinos»1The Commentary of Dr. Zacharaias Ursinus on the Heidelberg Catechism. Translated from the original latin by Rev. G. W. Williard, A. M..

La definición filosófica es obviamente verdadera, pero incompleta. En cambio, la definición teológica, que la iglesia recibió de los apóstoles y profetas, es verdadera y completa porque contiene principalmente la revelación de la Trinidad, la cual no puede ser conocida por la «luz de la naturaleza».

Estudiante de teología (Universidad Católica de Oriente). Editor de Irenismo Reformado y Agustinismo Protestante. Miembro de la Iglesia Presbiteriana 'Gracia y Verdad' (Medellín, Col).

Related Posts

Leave a Reply