Diferencias entre el catolicismo y el romanismo

7

En el protestantismo actual, «catolicismo» y «romanismo» son vistos como afines, por lo que es común rechazar ambos. Sin embargo, como explica el historiador Philip Schaff, «catolicismo» y «romanismo» son sistemas diferentes y hasta opuestos:

Hay una vasta diferencia entre el catolicismo y el romanismo. El primero abarca a todos los cristianos, ya sean romanistas, griegos ortodoxos o protestantes; el último es en sí mismo local, sectario y exclusivo. La santa Iglesia Católica es un artículo de fe; la Iglesia de Roma ni siquiera se nombra en los credos antiguos. El catolicismo se extiende a lo largo de los siglos cristianos; el romanismo propiamente existe desde el Concilio de Trento (1545-1563). El catolicismo medieval miraba hacia la Reforma; el romanismo excluye y condena la Reforma1Philip Schaff, Creeds of Christendom, with a History and Critical notes. Volume I. The History of Creeds. § 22. Catholicism and Romanism. Trad. Romel Q..

En otro lugar repite algo similar:

Debemos distinguir entre el catolicismo y el romanismo. El primero abarca la antigua iglesia oriental, la iglesia medieval y, en un sentido amplio, todas las iglesias evangélicas modernas. El romanismo es la iglesia latina que se alzó contra la Reforma, consolidada por el concilio de Trento y completada por el Concilio Vaticano de 1870 con su dogma del absolutismo y la infalibilidad papal. El catolicismo medieval es preevangélico, que miraba hacia la Reforma; el romanismo moderno es antievangélico, que condena la Reforma2Philip Schaff, Creeds of Christendom, with a History and Critical notes. Volume I. The History of Creeds. § 2. Protestantism and Romanism. Trad. Romel Q..

Estas diferencias entre el catolicismo y el romanismo fueron reconocidas por los primeros protestantes en los periodos de ortodoxia (ss. XVI y XVII). Sin duda, ellos se veían a sí mismos como herederos del catolicismo apostólico, patrístico y medieval. De hecho, ellos afirmaban que era Roma la que era anticatólica en muchas de sus doctrinas, por lo que no le concedían el calificativo de «católica», como señala actualmente el Dr. Manfred Svensson:

Los protestantes tempranos (luteranos y reformados) se entendían a sí mismos como católicos (…) mientras al protestante de hoy se le puede oír decir que es católico, pero no católico-romano, durante el periodo temprano los protestantes rehusaban concederle a sus adversarios romanos el título de católicos3Manfred Svensson, Reforma protestante y tradición intelectual cristiana, pág. 17 (editorial Clie)..

Por consiguiente, en sus confesiones de fe, confesaron a la «Iglesia Católica» como un artículo de fe, significando por ella la comunión de los santos, la iglesia universal, la iglesia ortodoxa y el cuerpo de Cristo (cuya Cabeza es el mismo Cristo). Por ejemplo, la Confesión Belga de 1561:

Creemos y confesamos
una solo iglesia católica o universal;
una congregación santa y la reunión
de los verdaderos creyentes cristianos,
que esperan su completa salvación en Jesucristo,
habiendo sido lavados por su sangre,
y santificados y sellados por el Espíritu Santo4Artículo 27. Traducción © 2011, 2019 Faith Alive Christian Resources/Christian Reformed Church in North America. La versión española se basa en la traducción al inglés aprobada por el sínodo 2011 de la Iglesia Cristiana Reformada en Norte América y por el sínodo 2011 de la Iglesia Reformada de América. Todos los derechos reservados..

Nosotros, los protestantes modernos, deberíamos seguir el ejemplo de los primeros protestantes y recuperar el catolicismo, a la vez que rechazamos el romanismo. Después de todo, eso es lo que significa ser protestante.

¡Suscríbete y síguenos en Facebook!

Estudiante de teología (Universidad Católica de Oriente). Editor de Irenismo Reformado y Agustinismo Protestante. Miembro de la Iglesia Presbiteriana 'Gracia y Verdad' (Medellín, Col).

Related Posts

Leave a Reply