Ursino: Negar el bautismo de infantes no es un error trivial

3

Zacarías Ursino (1534-1583) fue un teólogo reformado de la escuela de Heidelberg, y el principal autor del Catecismo de Heidelberg (1563). A continuación explica por qué el error de los anabautistas (negar el bautismo de infantes) no es un error trivial: 

Los anabautistas, al negar el bautismo a los niños de la iglesia, no solo los privan de sus derechos,  sino que también previenen la gracia de Dios de ser vista en su plenitud, ya que Dios desea que la descendencia de los fieles sea incluida entre los miembros de la iglesia, incluso desde el vientre; aún más, ellos manifiestamente desprecian la gracia del Nuevo Pacto, y reducen la del Antiguo, en el sentido de que rehúsan extender el bautismo a los infantes, a quienes se extendió antiguamente la circuncisión; ellos debilitan el consuelo de la iglesia, y de los padres fieles; ellos ponen a un lado la obligación solemne por la que Dios establece que la descendencia de su pueblo sea consagrada a Él desde su infancia, y distinguida y separada del mundo; ellos debilitan en los padres e hijos el sentido de gratitud, y el deseo que deberían tener de cumplir sus obligaciones con Dios; ellos contradicen audazmente a los apóstoles, que declaran que el agua no debe prohibirse a aquellos que es dado el Espíritu Santo; ellos alejan impíamente de Cristo a los infantes que Él ha ordenado que acerquen a Él, y, finalmente, ellos restringen el mandato universal de Cristo que requiere que todos sean bautizados. De todas estas cosas es claro que la negación del bautismo de infantes no es un error trivial, sino una grave herejía, en oposición directa a la Palabra de Dios y el consuelo de la iglesia. Por lo que esta y otras necedades similares de la secta de los anabautistas deben ser cuidadosamente evitadas, ya que, sin duda, han sido ideadas por el diablo, y son herejías detestables que han fabricado de varios errores y blasfemias.  

—Zacharius Ursinus, Commentary on the Heidelberg Catechism, q. 74 (TRANSLATED FROM THE ORIGINAL LATIN BY REV. G. W. WILLIARD, A.M). Traducción al español: Romel Quintero. 

¡Suscríbete y síguenos en Facebook!

Ser irénico es ser completamente bíblico y evangélico en teología, rigurosamente perenne en filosofía, católico en alcance y pacífico en espíritu.

Related Posts

1 Response
  1. […] La Confesión de Westminster3Cap. 28, V., enseña que el «menosprecio» o «descuido» del bautismo es un «pecado grave». Según el evangelio de Lucas, los fariseos e interpretes de la ley cometieron este pecado. Lucas dice que ellos «desecharon los designios de Dios respecto de sí mismos, no siendo bautizados por Juan» (Lc. 7:30). Igualmente Moisés, quien no circuncidó a su hijo según la orden de Dios, y por esto «Jehová le salió al encuentro, y quiso matarlo». Pronto Séfora circuncidó a su hijo y así libró a Moisés (Éx. 4:24-26)4En el NT, el bautismo es «la circuncisión de Cristo». Véase Colosenses 2:11, 12.. La relación de esto con la negación del bautismo a los niños debería ser obvia. Es por esto que la negación del bautismo a los niños no es un error trivial.  […]

Leave a Reply