Las confesiones reformadas (5): La Confesión de Zuinglio (1530)

2

Zuinglio aprovechó el encuentro de la famosa Dieta en Augsburgo (1530) para enviar una confesión de fe al emperador germánico Carlos V., poco después de que los príncipes luteranos presentasen la suya (25 de junio). Su fecha de culminación es el 3 de julio (Zurich), y fue enviada por su mensajero en Augsburgo el 8 del mismo mes, pero tuvo el mismo destino de la Confesión Tetrapolitana de Bucero y Capito: nunca fue presentada en la Dieta, y fue tratada con un desprecio inmerecido. El Dr. Eck escribió en tres días una refutación, acusando calumniosamente a Zuinglio de que por diez años había trabajado para desarraigar del pueblo de Suiza toda fe y religión, y para alzarlo contra el magistrado; que había causado mayor devastación entre ellos que los turcos, tártaros y hunos; que había convertido las iglesias y conventos fundados por los Habsburgo (los ancestros del emperador) en templos de Venus y Bacchus, y que ahora completaba su crimen al atreverse a aparecer ante el emperador con un escrito tan insolente. Los luteranos (con la excepción de Felipe de Hesse, quien simpatizaba con Zuinglio) estaban un poco menos indignados, y mucho más ansiosos de conciliarse con los romanistas que ser vinculados con los zuinglianos y anabautistas. Se sintieron especialmente ofendidos de que el reformador suizo tomara una postura fuerte contra la presencia corporal, y de que incidentalmente se refiriera a ellos como personas que «añoraban las ollas de carne de Egipto». Melanchthon, que en ese tiempo aún no se había emancipado de la tradición romanista en ese artículo, lo juzgó como demente. 

Zuinglio, no habiendo tenido tiempo para consultar con sus confederados, ofreció la Confesión en su nombre, y la sometió al juicio de toda la iglesia de Cristo, bajo la guía de la Palabra de Dios y el Espíritu Santo.

En las primeras secciones declara, de forma más clara y explícita que la confesión luterana, su fe en las doctrinas ortodoxas de la Trinidad y la persona de Cristo, como se establece en los credos niceno y atanasiano (que se mencionan expresamente). Enseña la elección por gracia, la satisfacción única y suficiente de Cristo, y la justificación por la fe, en oposición a todos los mediadores humanos y las obras meritorias. Él distingue entre la iglesia interna o invisible, y la externa o visible; la primera es la compañía de los creyentes escogidos y sus hijos, y es la esposa de Cristo; la última abarca a todos los cristianos nominales y sus hijos, y es descrita hermosamente en la parábola de las diez vírgenes, de las cuales cinco eran insensatas. La iglesia también puede designar una sola congregación, como la iglesia en Roma, en Augsburgo o en Leyden. La verdadera iglesia nunca puede errar en el fundamento de la fe. Rechaza el purgatorio como una ficción injuriosa que desprecia los méritos de Cristo. Sobre el pecado original, la salvación de los niños no bautizados y los sacramentos, se aparta más de la entonces teología tradicional que los luteranos. Argumenta extensamente contra la presencia corporal en la eucaristía. Sin embargo, protesta contra ser confundido con los anabautistas, y rechaza sus posturas sobre el bautismo de infantes, el oficio civil, el sueño del alma y la salvación universal. 

El documento es franco y atrevido, pero digno y cortés. Él concluye: «No entorpezcan, hijos de los hombres, la propagación y crecimiento de la Palabra de Dios; no pueden impedir que la hierba crezca. Deben reconocer que esta planta es ricamente bendecida por la lluvia del cielo. No tomen en cuenta sus propios deseos, sino las demandas de la época con respecto al curso libre del evangelio. Tomen estas palabras con amabilidad, y muestren por sus obras que son hijos de Dios».  

—Philip Schaff, Creeds of Christendom, with a History and Critical notes. Volume I. The History of Creeds. § 51. Zwinglian Confessions. Trad. Romel Q.

¡Suscríbete y síguenos en Facebook!

Ser irénico es ser completamente bíblico y evangélico en teología, rigurosamente perenne en filosofía, católico en alcance y pacífico en espíritu.

Related Posts

Leave a Reply