Cuál es el método irénico para la teología

6

A continuación se ofrecerán algunos puntos sobre los principios de nuestro acercamiento a los asuntos de la doctrina sagrada. En esta línea de investigación en nuestro foro, seguiremos la tradición y el método de los Reformadores y los doctores evangélicos, quienes se mantuvieron en una línea de continuidad con los Padres y medievales. Esta tradición significa:

1. La primacía de la Palabra inerrante leída como una unidad según el método histórico-gramático; un método que es definitivo, que contiene en sí mismo todos los modos apropiados de análisis literario, y que no necesita ningún suplemento hermenéutico. Nos proponemos fomentar la comprensión de la Palabra tal como se entiende clásicamente en las escuelas reformadas, y criticaremos el neo-alegorismo que busca encontrar «significado» en la Biblia aparte de su historicidad.

2. Distinguir claramente, siguiendo a los propios reformadores, entre lo esencial y lo theologoumena, en contraposición con el estreñimiento intelectual y el espíritu sectario del hiperconfesionalismo. Y como punto de ethos y método: una consideración paciente, caritativa e intelectualmente responsable de las afirmaciones, sin un espíritu partidista u odium theologicum. Para buscar ejemplos de esta forma de investigación, miramos a los Reformadores, y, más tarde, a los doctores irénicos como Pareus y Forbes, como modelos, y más recientemente, a venerables maestros como Bavinck. Distinguimos cuidadosamente su amplitud de principios y cosmopolita del tipo de indiferentismo y ecumenismo sentimental que apareció en su época y que prevalece en la nuestra.

3. Un uso juicioso de las herramientas filosóficas como ayudas de investigación y explicación para captar y exponer la Escritura, pero no como una provisión de datos extrabíblicos para especular sobre los objetos propios de la doctrina sagrada. Esto significa un rechazo de la falsa e irracional dicotomía «helenística-hebrea», ya que, siguiendo a los reformadores y la tradición clásica, afirmamos la utilidad de las artes liberales y las disciplinas relacionadas para leer y predicar la Palabra, y también afirmamos la armonía de lo que es verdadero en el conocimiento filosófico con lo que se conoce de la Palabra. Pero también significa un rechazo de las teologías especulativas que toman las conjeturas intelectuales o imaginativas como un elemento material.

4. El teísmo clásico y la apologética clásica, rechazando absolutamente el trascendental giro escéptico y gnóstico de las teologías modernas, incluso y quizás especialmente de aquellas que se consideran erróneamente «conservadoras», que sin saberlo comparten el trascendentalismo de sus enemigos «liberales», pero con una inflexión simplemente diferente y más enojosa. La creación y su clara implicación de un Creador es conocible incluso por el hombre caído, y la capacidad de conocimiento natural, aunque distorsionada accidentalmente por la depravación, no es destruida. En esta tesis, afirmamos la enseñanza de Calvino y el consenso protestante, incluyendo a los doctores de Princeton y Bavinck. Afirmar lo contrario y afirmar que incluso el conocimiento natural, como tal, depende de la regeneración, es sustituir el gnosticismo fanático por el cristianismo bíblico.

5. Una cuidadosa atención a los textos de los maestros antiguos y recientes, que, cuando se conocen, suelen ser más hablados que leídos. Este no es solo un vicio de los teólogos autodidactas. Se puede encontrar caricaturas groseras y resúmenes defectuosos incluso en muchas discusiones académicas de historia y teología histórica. En todos nuestros campos de interés en este foro, nos proponemos fomentar una erudición rigurosa e independiente del tipo clásico que era considerado como ideal antes de la década de 1960. En teología histórica, podríamos señalar el trabajo de Richard Muller como un ejemplo eminente. Además, más allá de la lectura cuidadosa de aquellos cuyos nombres ya se conocen, nos proponemos fomentar el redescubrimiento de escritores olvidados, en estrecha colaboración con las nuevas plataformas electrónicas de archivos como la PRDL.

6. Una aversión de principio y la deconstrucción de las palabras de moda teológicas y sin definir que se utilizan con demasiada frecuencia como sustitutos del pensamiento y el argumento, que acrecientan la discusión turbia y que introducen significados irresponsables en el discurso bajo la cobertura de un prestigio no examinado. Así pues, nos proponemos fomentar una definición cuidadosa de los términos y una comprensión responsable de sus sentidos en diferentes modos y contextos. Los escritores que piensan que han dicho algo, simplemente repitiendo como loros «encarnacional» o «misional» o «sacramental» o «trinitario» o «autonomía», están siendo culpablemente descuidados, pero este es un vicio extremadamente extendido y esperamos ayudar a remediarlo con un mejor ejemplo.

Estos son los principios del tipo de investigación que esperamos fomentar en los asuntos de sagrada doctrina.

Autor: Peter Escalante es un fundador y editor de The Calvinist International. Posee una maestría en filosofía.

Ser irénico es ser completamente bíblico y evangélico en teología, rigurosamente perenne en filosofía, católico en alcance y pacífico en espíritu.

Related Posts

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: