El mero cristianismo de Richard Baxter

1

Es bien sabido que C.S. Lewis tomó prestada la frase «mero cristianismo» del puritano del siglo XVII Richard Baxter; Lewis manifiesta esto en su libro Mero Cristianismo. Lewis también usa la frase con cierta regularidad en otros escritos, como se indica aquí. Por ejemplo, en su famoso ensayo On the Reading of Old Books, que originalmente sirvió como introducción a una traducción de La Encarnación de Atanasio, Lewis dice:

De la misma manera, las oraciones en un libro moderno que parecen bastante ordinarias pueden dirigirse a algún otro libro; de esta manera, puede que aceptes lo que con indignación rechazarías si supieras su significado real. La única seguridad es tener un estándar de cristianismo claro y central (un «mero cristianismo», como lo llamó Baxter) que ponga las controversias del momento en su perspectiva adecuada. Tal estándar solo se puede adquirir de los libros antiguos.

La fuente de Lewis sobre Baxter también se conoce desde hace tiempo; proviene de un ensayo introductorio  de Baxter llamado What History is Credible, and what not de su obra Church-History of the Government of Bishops and Their Councils Abbreviated. He transcrito el pasaje relevante a continuación.

Transcripción

Y ahora debo hablar con mis acusadores; le agradezco, Sr., que no haya inventado nada peor contra mí; si soy un heresiarca, ¿por qué no nombra mi herejía? Le he dado mucho material, en casi 80 libros (…) Nunca escuché que Arminio fuese llamado un arminiano, ni Lutero un luterano, ni Bishop Laud un laudiano; pero si se ha de empeñar en crear nombres, es mejor que conozca sus fines, y que sepa cómo adecuarlos a ellos. Pero, en verdad, ¿no conoce mi juicio sobre ello? ¿No le informan casi 80 de mis libros? ¿Cómo puedo ayudarlo? No sabe de qué partido soy ni cómo llamarme; estoy más triste por usted en esto que por mí mismo; si no lo sabe, se lo diré: soy un CRISTIANO, un MERO CRISTIANO, de ninguna otra religión; y la Iglesia a la que pertenezco es la Iglesia Cristiana, y esta ha sido visible dondequiera que la Religión Cristiana y la Iglesia hayan sido visibles. ¿Pero, deseas saber de qué secta o partido soy? Estoy en contra de todas las sectas y partidos; pero si alguien llamara a los meros cristianos con el nombre de un partido, porque aceptan el mero cristianismo (el credo y las Escrituras), y no pertenecen a ninguna secta divisoria o contenciosa, entonces yo soy de ese partido que está en contra de los partidos. Si el nombre CRISTIANO no es suficiente, entonces llámeme CRISTIANO CATÓLICO; no según el significado que le dan la mayoría de los obispos herejes, sino según el significado de uno que no tiene religión, sino la que por Cristo y los Apóstoles fue dejada a la Iglesia Católica, o el Cuerpo de Jesucristo en la tierra.

Y ahora, Sr., lamento que no esté satisfecho con el mero cristianismo, y con ser un miembro de la Iglesia Católica y la Comunión de los Santos, y que quiera ser de una secta y tener otro Nombre. ¿Y cómo sabré que su secta es mejor que otra? Si los papistas no fuesen sectarios y cismáticos, condenando a la mayor parte del Cuerpo de Cristo en la Tierra por no estar sujeto a su Papa, yo no estaría tan en contra de ellos. En las Escrituras encuentro promesas de salvación para los creyentes, es decir, para los cristianos como tal (los sinceros); pero nada para los papistas, diocesanos, griegos, nestorianos, eutiquianos y demás. También debo decir que me uní a la religión llamada protestante (un nombre que no me gusta) como a nada más que al cristianismo simple, en oposición al papismo y otros tipos de corrupción. Usted conoce sus propios designios, su lengua es suya y nadie puede controlar como quiere llamarnos; pero yo y otros nos llamaremos MEROS CRISTIANOS, o CATÓLICOS CRISTIANOS, en contra de todas las sectas y nombres sectarios, y aborrecemos la verdadera herejía, el cisma, el orgullo, la injusticia y la maldición.

Añado que, si ser serio en la creencia de la fe cristiana y la vida venidera, y buscarla por encima de este mundo, y esforzarse constantemente en agradar a Dios (…) es lo que hace a un hombre puritano (porque no es un hipócrita formal), entonces dignamente haría uso de los títulos que Pseudo Tilenus y su hermano me ponen, diciendo que soy un Purus Putus Puritanus1, y un qui totum Puritanismum totus spirat2.

Discusión

Hay tanto (¡tanto!) que me gustaría discutir sobre este pasaje, pero me voy a contener. Así que no voy a hablar sobre los muy importantes principios que se encuentran en este breve extracto. No voy a hablar sobre eclesiología y sectarismo. Ni siquiera voy a hablar sobre si Lewis y Baxter quieren decir lo mismo con la frase (como se ha hecho aquí).

No, solo voy a hablar sobre un asunto muy delicado, pero que, si no se señala, puede causar malentendidos significativos; y es el significado del adjetivo «mero». Hoy en día, es probable que la frase «mero cristianismo» se interprete como «cristianismo minimalista» o «cristianismo de denominador común». Pero eso no es lo que significa el término. Hay un sentido más antiguo del término (también señalado aquí ): «Ser nada menos que; absoluto». Este se encuentra, por ejemplo, en Otelo II.2 de Shakespeare, donde el heraldo dice:

Es gusto de Otelo, nuestro noble y valiente general, que, en vista de las noticias ciertas que acaban de recibirse, significando la mera pérdida de la flota turca, los habitantes solemnicen este acontecimiento…

En el contexto, «mera pérdida» significa «destrucción absoluta». Este viejo sentido, y no el sentido moderno, es el sentido en que lo entiende Baxter. Como Timothy Miller ha señalado, «mero» no sirve para indicar simplemente otro descriptor nuevo en competencia con muchos otros descriptores de este tipo, sino que sirve para señalar la deseada ausencia de Baxter de cualquier calificador. Él estaba haciendo un argumento antisectario, como diciendo: «Solo existe la fe cristiana, y un cristiano es quien crea en ella. Hay cristianos y hay no cristianos; punto y final. Lejos de nosotros cualquier espíritu partidista». Una clase de postura de primera a los corintios, por así decirlo. Esto es lo que Baxter llama «cristianismo católico».

Se puede decir más. El adjetivo «mero» se deriva del adjetivo latino merus (puro). Baxter con seguridad está pensando en esta raíz cuando usa la palabra. Y siendo ese el caso, se puede detectar un ingenioso chiste que está haciendo: «¿Oh, te gustaría llamarme puritano como un término de abuso? Está bien. Lo soy, pero no en el sentido que lo dices. Lo dices como si perteneciera a un partido. No pertenezco a ninguno. No soy más que un ‘puritano’ en este sentido: Afirmo sostener el mero (es decir, puro) cristianismo, como miembro de la iglesia católica (es decir, universal). Y lo que la hace «católica» es la universalidad de la fe cristiana única, absoluta y pura. No existe otra».

Publicado originalmente en The Calvinist International. Traducido por Romel Quintero. 

Profesor de clásicos en Hillsdale College.

Leave a Reply